jueves, 20 de septiembre de 2007

30 millones de latinoamericanos han emigrado en las dos últimas décadas

El Comercio

Ellos forman un poder económico que anualmente remesa 60 000 millones de dólares. La cifra supera el producto interno bruto (PIB) conjunto de Bolivia, Nicaragua, Ecuador y Costa Rica.

Estos hombres y mujeres representan un cinco por ciento de la población latinoamericana, tasa que duplica los estándares globales, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal.

Los mayores flujos ocurren en México, Colombia, República Dominicana, Cuba, El Salvador, Perú y Jamaica. En esta última nación una de cada cuatro personas emigró a otro país.

En ese marco, la agenda migratoria seguirá marcando las relaciones entre el subcontinente y el primer mundo, en especial con Estados Unidos, España y Canadá, principales destinos.

Pero esas negociaciones no serán idénticas y pueden encontrar incluso puntos de convergencia, como ocurre especialmente con España, según Jorge Martínez, experto de Cepal.

Según él, además de las cercanías y culturales, para Madrid la migración puede ser atractiva, debido a que aún tiene un sistema de pensiones de reparto, pese a tener una baja tasa de natalidad.

En el polo opuesto, la región debe resguardar la gobernabilidad de su migración. Ello implica evitar fugas de capital humano y aprovechar eficientemente los miles de millones de dólares remesados.

Lo anterior es particularmente importante para naciones pobres, donde el PIB depende hasta un 30 por ciento de las remesas. Ese es el caso de Centroamérica, Ecuador y Bolivia, según el "Panorama de la Inserción Internacional" de Cepal.

No hay comentarios: