martes, 13 de noviembre de 2007

Castro: XVII Cumbre Iberoamericana, el día de la verdad

vea noticia aquí

El presidente Fidel Castro asegura que el 10 de noviembre de 2007 pasará a la historia de América Latina como el día de la verdad. Afirma que el mandatario Hugo Chávez obtuvo una victoria ideológica de gran trascendencia. Alerta sobre la posibilidad de que el imperio y la oligarquía se decidan a atentar contra la vida del líder venezolano y ratifica su convicción de que debe cuidarse. Se debe luchar y correr riesgos, sentencia Castro, pero no jugar todos los días a la ruleta rusa. A continuación, las reflexiones del mandatario antillano, de manera textual, publicado en Juventud Rebelde

La Habana, 13 de noviembre de 2007 / Las paredes, la distancia y el tiempo se redujeron a cero. Parecía irreal. Nunca había tenido lugar un diálogo parecido entre Jefes de Estado y de Gobierno, que en casi su totalidad representaban países saqueados durante siglos por el coloniaje y el imperialismo. Ningún hecho podía ser más didáctico.

El sábado 10 de noviembre de 2007 pasará a la historia de nuestra América como el día de la verdad.

El Waterloo ideológico ocurrió cuando el Rey de España le preguntó a Chávez de forma abrupta: “¿Por qué no te callas?” En ese instante todos los corazones de América Latina vibraron. El pueblo venezolano, que debe responder sí o no el próximo 2 de diciembre, se estremeció al vivir de nuevo los días gloriosos de Bolívar. Las traiciones y los golpes bajos que recibe diariamente nuestro entrañable hermano, no harán cambiar ese sentimiento de su pueblo bolivariano.

Al llegar Chávez al aeropuerto de Caracas, procedente de Chile, y escuchar directamente de su boca los planes de mezclarse con las multitudes, como lo ha hecho tantas veces, comprendí con absoluta claridad que, dadas las circunstancias actuales y la victoria ideológica de gran trascendencia obtenida por él, un asesino a sueldo del imperio, un oligarca envilecido por los reflejos que sembró la maquinaria de publicidad imperial, o un perturbado mental, podrían poner fin a su vida. Es imposible apartarse de la impresión de que el imperio y la oligarquía se esmeran por conducir a Chávez a un callejón sin salida poniéndolo fácilmente al alcance de un disparo.

En el caso de Venezuela, la victoria no se debe convertir en terrible revés sino en victoria mucho mayor, para evitar que el imperialismo conduzca al suicidio a nuestra especie. Hay que seguir luchando y corriendo riesgos, pero no jugar todos los días a la ruleta rusa o al cara o cruz de una moneda. Nadie escapa de los cálculos matemáticos.

En tales circunstancias deben usarse preferiblemente los medios modernos de comunicación que transmitieron al mundo en vivo y en directo los debates de la cumbre.

Fidel Castro Ruz
Noviembre 12 de 2007
Hora: 4 y 45 p.m.

No hay comentarios: