martes, 13 de noviembre de 2007

La pataleta del Rey o Un xenofóbico más

“En boca cerrada no entran moscas”. —Dicho popular

¿Sabrá esa masa de españoles xenofóbicos, quienes aprovechando los incidentes de la Cumbre en Chile han llenado de insultos racistas las páginas Web contra los inmigrantes latinoamericanos, que a nosotros nos importa un bledo la figura títere de su rey, cuya historia oscura sí la conoce el resto del mundo?

Extraños son estos españoles, que en pleno siglo XXI se sienten orgullosos de ser súbditos de un rey impuesto hace 30 años por su caudillo fascista y aliado incondicional de Hitler, el sanguinario Francisco Franco. El actual rey, Juan Carlos de Borbón, cuyo nivel intelectual hace que el presidente Bush sea un genio a su lado, fue creado, formado y educado bajo el tutelaje personal de Franco. Su cuadrada capacidad analítica y su escaso conocimiento geopolítico le hacen creer que todavía América Latina sigue bajo la tutela de España.

Por eso no es de extrañar cuando en la XVII Cumbre Iberoamericana se metió en el diálogo y trató de hacer callar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, espetándole: ¿“Por qué no te callas”?

Este rey, que encarcela a la gente por quemar sus fotos, no aguantó la crítica de Chávez al anterior presidente del gobierno español José María Aznar quien participó abiertamente, con la venia de la corona y en colaboración con la CIA, en el golpe de Estado en Venezuela en abril de 2002. Fue precisamente esta verdad que Chávez dijo sin tapujos, la que hizo al Borbón perder los estribos y comportarse como un bocazas de taberna. No pasó ni un instante, y nuevamente le vino otra pataleta cuando el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega enrostró el intervencionismo español en la política interna de su país y el papel mafioso de las empresas españolas en Nicaragua. Entonces, no pudo más y abandonó la sala. Recapacitando un instante, y aparentemente arrepentido por su actitud, el hombre retornó todo rojo al recinto, incomodando a los asistentes.

Bueno, qué se puede esperar de este rey que siempre mete la pata cada vez que dice o hace algo espontáneo. ¿Sabían que todas sus intervenciones deben previamente ser escritas por un asesor? Lo que sí sorprende es la actitud del ‘progresista’ José Luis Rodríguez Zapatero, quien defendió ciegamente a Aznar. Inclusive advirtió a Hugo Chávez que esperaba que fuese la “última vez” que en un foro de esta dimensión alguien critique, ataque o descalifique a un líder español. Es decir, el derecho a la verdad es propiedad exclusiva española. ¡Qué tal lisura!

Por supuesto que los medios de comunicación españoles y de otros países, en especial los serviles que apoyan a los enemigos de Hugo Chávez quien viene librando una gran batalla con el Gran Patrón, aplaudieron al Borbón, mostrando así la soberbia, petulancia, desprecio y desconocimiento premeditado de las verdades, tanto históricas como actuales. En España, unánimemente denunciaron el “matonismo político del presidente venezolano que está contagiando a América Latina”. La mayoría del pueblo español fue más allá y mostró su verdadero rostro racista. En miles de e-mails a sus medios, prevalecían insultos como: “Hay que bajar de los árboles a los sudacas de una vez”; “De España no os libráis’; “Qué cojan sus ponchos y se vayan”; “Sois vagos y malolientes como todos los americanos”; Chávez, Morales y Correa son indios incivilizados, viva el rey”.

Entristece la ignorancia del pueblo de Cervantes que se enorgullece de tener un rey que nunca aclaró la oscura muerte de su hermano, y quien, amparado por la Constitución, hecha por él mismo, recibe 10 millones de euros al año, ¡¡por no hacer nada!!. Si los españoles hubieran leído a Nicolás Sartoris (“El Final de la Dictadura”), Alfredo Grimaldos (“La CIA en España”), Jesús Cacho (“El Negocio de la Libertad”), Amadeo Martínez Inglés (“23-F una operación político-militar borbónica) y muchos otros, se hubieran enterado que Su Majestad entre otras cosas, “es un hombre vago, mujeriego y corrompido que vive ocioso en el lujo, le gusta cazar osos previamente drogados y está involucrado en los negocios sucios del petróleo”. Fue impuesto por Franco y la CIA norteamericana que vieron en él un sucesor franquista y un aliado incondicional de EE.UU. que no los defraudó, permitiendo que España siga siendo su base militar en Europa y partícipe activo en sus guerras.

Entonces, ¿Por qué no te callas, Borbón franquista?

Vicky.pelaez@eldiariony.com

No hay comentarios: