miércoles, 28 de noviembre de 2007

La reacción de las FARC

Reuters, Afp y Dpa

Santafé de Bogotá, 27 de noviembre. La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) advirtió hoy que “para que haya canje y haya paz requerimos de un nuevo gobierno verdaderamente democrático, fundado en la soberanía del pueblo y en la justicia social”, al calificar nuevamente de “miserable” la decisión del presidente colombiano Álvaro Uribe de suspender la mediación del mandatario venezolano Hugo Chávez para lograr un acuerdo humanitario que permitiera el intercambio de casi medio centenar de rehenes por 500 rebeldes presos.

“Miserable, muy miserable la actitud de Uribe al suspender la mediación humanitaria del presidente Hugo Chávez y la senadora Piedad Córdoba, cuando era la única esperanza para lograr el canje en Colombia”, señaló en un comunicado firmado por el comandante Iván Márquez, en un texto difundido también en la página de Internet de las FARC (www.farcep.org/).

El mensaje, dirigido a Chávez y a Córdoba, acusó a Uribe de ser el enemigo público número uno del canje humanitario, por su “cerril intransigencia”. Apuntó que “todos debemos sentir vergüenza frente al grosero desaire de Uribe contra un presidente amigo”, con Colombia en su corazón y con afecto por su pueblo.

“Atravesó como mulas muertas en el camino sus absurdos inamovibles. Extraditó guerrilleros a Estados Unidos. Si no pudo con el canje, qué va a poder con la paz. Para que haya canje y haya paz requerimos de un nuevo gobierno verdaderamente democrático, fundado en la soberanía del pueblo y en la justicia social”, agregó.

Uribe se religió en 2006 para un nuevo periodo de cuatro años.

Márquez es un integrante del secretariado de las FARC que se reunió en Venezuela con Chávez para tratar de impulsar un acuerdo humanitario y buscar la liberación de un grupo de rehenes, incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt y tres estadunidenses.

Tras descalificar al comisionado para la paz Luis Carlos Restrepo, de quien dijo que él y “su jefe” si son buenos negociadores con los narco-paramilitares, dio las gracias a Chávez y a la senadora opositora colombiana Piedad Córdoba, que fue facilitadora en el proceso de mediación, por su intervención, por haberlos escuchado con respeto y sugerido caminos.

“A los familiares y allegados de los prisioneros de las partes contendientes, nuestro llamado a persistir. Que no se apague la luz del canje. Encontraremos una salida”, concluyó Márquez.

En otro texto en el mismo sitio web, el llamado canciller de las FARC, Rodrigo Granda, atribuyó el repliegue de Uribe en la negociación a la sola mención del máximo líder rebelde Manuel Marulanda, del llamado del presidente Chávez para hablar con él y que haya recibido y abrazado en Miraflores al comandante Márquez, o que éste le haya regalado flores a Piedad Córdoba.

Para Uribe, dijo Granda, “era insoportable que otros jefes de Estado y de gobierno, ONG, países No Alineados, personalidades del mundo de la cultura, senadores demócratas de Estados Unidos, familiares de los retenidos en poder de las partes, iglesias y gente de buena voluntad, vieron que se había creado la posibilidad real para el arreglo del Canje Humanitario entre las partes contendientes en Colombia y se congratulaban que así fuera”, sostuvo al destacar que la arrogancia del mandatario colombiano lo llevó a sentir rechazo a todo esto y sentir “pánico”, por lo que cortó las negociaciones.

El enfrentamiento verbal entre los dos mandatarios provocó la peor crisis diplomática en años entre los dos países, que se agravó este martes con la decisión de Caracas de llamar a consultas a su embajador en Bogotá para evaluar las relaciones bilaterales.

No obstante, Colombia descartó hacer lo propio, indicó el canciller colombiano Fernando Araújo, pero dijo que van a “monitorear la situación para ver qué sucede” en adelante.

El gobierno colombiano aseguró además tener informes de que las FARC podrían entregar pruebas de vida de los rehenes en los próximos días, mientras Chávez volvió a criticar a Uribe al acusarlo de “servil instrumento” del proyecto expansionista de Estados Unidos en América Latina.

Por lo pronto, Colombia recomendó a sus exportadores que comiencen a buscar nuevos mercados ante la crisis con Venezuela, y anunció que para 2008 se prevé la compra de material bélico por una suma de mil 600 millones de dólares, la mayor en su historia en esta materia.

En tanto, la senadora Córdoba compareció ante el Senado de su país, donde negó haber ofrecido a las FARC un gobierno de “transición” como denunció Uribe. Explicó también los avances que se daban en el tema de los rehenes y dijo que pedirá a Chávez regularizar las relaciones con Colombia.

No hay comentarios: