viernes, 14 de diciembre de 2007

El neoliberalismo fracasó: Joseph Stiglitz


A última hora se cambió la agenda. La conferencia La Estrategia Nacional de Desarrollo y los desafíos de Ecuador en su inserción a la economía global de Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía 2001, no empezó puntual y el hemiciclo de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) estaba repleto.

Se anunció la llegada del presidente Rafael Correa y casi a las 18:30 empezó la conferencia de Stiglitz, para quien el neoliberalismo fracasó en los países en desarrollo y en los desarrollados. Propone que la empresa privada y los Estados construyan por sí mismos “una tercera vía para el desarrollo”.

En el caso ecuatoriano sugiere crear empleo y disminuir la desigualdad. Un plan de desarrollo que fortalezca al Estado y a la empresa privada es una opción.

Por otra parte, “la redistribución de la riqueza es clave para que el dinero no vaya al lado equivocado”. Sostiene que los países desarrollados deben ayudar a los menos desarrollados. “Ser solidarios” para que la globalización funcione mejor y sea más equitativa.

Países como China e India “tienen medidas globalizadoras y se insertan en el mercado de esa forma”, también invierten en tecnología y la usan de modo eficiente.

El calentamiento global también fue parte de la exposición. Dijo que es bueno que cada vez exista más preocupación en los países por el manejo responsable de los recursos naturales.

Finalmente señaló que la globalización es muy difícil, pero hay que reconocer que es una apertura de oportunidades para nuevas inversiones.

Por su parte, el presidente Correa manifestó que la globalización económica superó a la política y por eso “no hay quién controle las fuerzas del mercado global”. La globalización económica es inhumana y cruel porque permite la libre circulación de mercancías, “pero los seres humanos que van a buscar trabajo fuera de su país son criminalizados”.

Por eso advirtió que Ecuador va a pensar bien antes de embarcarse en el tren de la globalización y en ese sentido dijo que el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos puede ser “un suicidio para un país que no tiene moneda nacional”. Y aclaró -a la prensa- que “eso no significa que vayamos a salir de la dolarización”.

Para Correa, la pobreza no es falta de recursos, “es un problema del sistema, de coordinación, de falta de voluntad”. Además, llamó “burocracias” a los funcionarios del Banco Mundial y del FMI.

Luego se refirió a la ventaja de la integración latinoamericana: se refirió al Banco del Sur y como siguiente paso al Fondo del Sur, lo que será “el preámbulo de la moneda regional”, afirmó.

Habló del Plan de Desarrollo 2020 y llamó “oportunidad histórica” al proyecto nacional vinculado a la Asamblea Constituyente.

Stiglitz, con audífonos para escuchar la traducción, sonreía.
Fuente

No hay comentarios: