viernes, 11 de enero de 2008

Nuevo distanciamento entre Venezuela y Colombia por guerrilla


BOGOTA (Reuters) - Un nuevo distanciamiento entre Colombia y Venezuela salió a relucir el viernes después de que el presidente Hugo Chávez solicitó a su homólogo Alvaro Uribe conceder estatus político a las dos principales guerrillas, a lo que Bogotá se negó con el argumento de que son terroristas.

Las posiciones radicales de los mandatarios impiden superar la peor crisis diplomática de los países en años, que surgió en noviembre después que Uribe suspendió la mediación de Chávez ante las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para buscar la liberación de 47 rehenes, incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

La solicitud de Chávez, un líder de izquierda que afirma impulsar una revolución socialista en Venezuela, se produjo un día después de que las FARC, como un acto de desagravio, le entregaron en la selva colombiana a las políticas Consuelo González y Clara Rojas, secuestradas por más de cinco años.

"Señor presidente de Colombia, quisiera retomar con usted el diálogo, pero en un nuevo nivel. Le pido que comencemos reconociendo a las FARC y al ELN como fuerzas insurgentes de Colombia y no como grupos terroristas," dijo Chávez en su comparecencia anual ante el Parlamento.

El gobernante se anotó un éxito político al conseguir que la guerrilla le entregara a las dos mujeres, generando expectativas para lograr la liberación de otros secuestrados, pese a que inicialmente las FARC incumplieron su promesa porque no tenían en su poder a Emmanuel, el hijo de Rojas, a quien también habían prometido liberar.

"Realmente lo digo, aunque alguien se pueda molestar, las FARC y el ELN no son ningunos cuerpos terroristas, son ejércitos, verdaderos ejércitos que ocupan espacio en Colombia, hay que darles reconocimiento," aseguró Chávez.

"Son fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político, un proyecto bolivariano que aquí es respetado," agregó Chávez en medio de aplausos y repitiendo un viejo reclamo de ambas organizaciones guerrilleras.

Colombia respondió y descartó cualquier posibilidad de reconocer estatus político o de beligerancia a las FARC y al Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Uribe: "SON TERRORISTAS"

"Todos los grupos violentos de Colombia son terroristas. Terroristas son las FARC, el ELN, los paramilitares en proceso de desmantelamiento. Son terroristas por atentar contra una democracia respetable y por sus métodos de exterminio de la humanidad," dijo un comunicado de la Presidencia.

Colombia denunció que los grupos guerrilleros no tienen ideología, se financian del narcotráfico, secuestran, ponen bombas indiscriminadamente, reclutan y asesinan niños, mujeres embarazadas y utilizan minas que cobran vidas de inocentes en medio del violento conflicto interno de más de cuatro décadas.

"El Gobierno de Colombia por ningún motivo acepta que a estos grupos se les levante el calificativo de terroristas y se les de estatus de beligerancia," aseguró el comunicado, que recordó que las guerrillas secuestran en Venezuela y Ecuador.

Las FARC, con unos 17.000 combatientes, y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), con unos 5.000 hombres en armas, figuran en los listados de organizaciones terroristas de Estados Unidos y de la Unión Europea, lo que implica congelamiento de fondos, activos y prohibición de relaciones.

Chávez, que pidió a Europa excluir a los dos grupos guerrilleros colombianos de su listado de organizaciones terroristas, sostiene que logrará la entrega de un segundo grupo de rehenes y volvió a expresar la necesidad de reunirse con el líder de las FARC, Manuel Marulanda, para lograr impulsar un eventual proceso de paz.

Pero Colombia dijo que buscará con la Iglesia Católica encontrar una zona de encuentro para negociar con la guerrilla un acuerdo humanitario que permita poner fin al secuestro de 44 rehenes por motivos políticos, además de otros 750 por causas económicas.

Las FARC exigen que Uribe desmilitarice por 45 días una extensa zona de 780 kilómetros cuadrados, a lo que el mandatario se opone, como condición para negociar el acuerdo que debe incluir la excarcelación de 500 rebeldes,

La ex congresista González dijo el viernes que la mediación de Chávez es clave para lograr la liberación de los rehenes políticos, algunos de los que completaron 10 años cautivos en campamentos rebeldes en medio de la selva.

(Por Luis Jaime Acosta y Enrique Andrés Pretel; editado por Alejandro Lifschitz)

No hay comentarios: