jueves, 24 de enero de 2008

Patricia Troncoso: Tácticas de Pinochet son usadas hoy contra el indefenso pueblo mapuche


La activista mapuche presa aseguró a ''quienes luchan por la democracia'' y a quienes ''proceden en contra de la tiranía de Pinochet'' que las violaciones que se ejecutaban durante el mandato del dictador chileno, ''no se han terminado, lo seguimos sintiendo en los caminos de los campos, en los allanamientos, en las persecuciones, encarcelamiento torturas y muerte''.

Patricia Troncoso, activista mapuche presa desde 2002, advirtió a través de un comunicado que la presidenta chilena, Michelle Bachelet, junto a su subsecretario del Interior, Felipe Harboe, que sufrieron violaciones de derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet, practican actualmente las mismas tácticas contra los indígenas.

"Tanto la presidenta Michelle Bachelet como su lazarillo Felipe Harboe le ha quedado grande el tema que de una u otra forma vivieron con el tirano Pinochet, tácticas que hoy se utilizan contra el pueblo indefenso y pobre", señaló Troncoso en el texto.

La líder mapuche dirigió su comunicado a "todos los hombres y mujeres que no pierden la esperanza y que no renuncian a la justicia y la construcción de una sociedad mejor".

Aseguró a "quienes luchan por la democracia" y a quienes "proceden en contra de la tiranía de Pinochet" que las violaciones que se ejecutaban durante el mandato del dictador chileno, "no se han terminado, lo seguimos sintiendo en los caminos de los campos, en los allanamientos, en las persecuciones, encarcelamiento torturas y muerte".

Patricia, que se encuentra en grave estado de salud tras encontrarse en huelga de hambre desde hace 105 días, instó en su carta a "seguir defendiéndose del sistema económico depredador" e "inhumano" que se ha impuesto en el territorio mapuche, que "ha dejado como única meta humana el dinero y el consumismo".

Dice en su comunicado, que para el sistema trabajan "políticos y todos los estamentos del estado que resguardan la economía y la inversión principalmente en nuestro territorio, donde no han dudado en utilizar todas las formas represivas que están a su alcance, para perseguirnos encarcelarnos o asesinarnos".

"La dureza y la ceguera política al pretender controlar por la fuerza una demanda (la de las tierras) que tiene características históricas, sigue sintiéndose como que la historia de resistencia comienza cada vez que sale el sol para nosotros", expresa.

Sin embargo, asevera Troncoso, el pueblo mapuche es tan fuerte que "hoy hace frente a un gobierno cuya inclinación es a favor de los más ricos", pues se ha aperturado al diálogo con los empresarios mientras que a los indígenas les ha cerrado todas las puertas.

Además, acusa nuevamente al Gobierno chileno de hacer caso omiso a su huelga de hambre que "busca un poquito de justicia".

"Todos sabemos que mi tema pasa por un poco de voluntad política o es que acaso, ¿ se nos mira como presos políticos de segunda?", se preguntó la activista.

Finalmente, concluye diciendo que "como tarea pendiente" queda "seguir resistiendo, seguir luchando y no dejar que nos roben lo que cuando jóvenes teníamos en el corazón, los valores de justicia y verdad para encontrar la paz, sólo ese es el camino justicia y libertad".

Símbolo de la lucha mapuche

Troncoso, de 38 años de edad, es considerada un símbolo de los atropellos al pueblo mapuche y de los presos políticos que aún existen en Chile, pues su sentencia se produjo al abrigo de una legislación chilena que tipifica actos de protesta como amenazas a la seguridad nacional.

Ex alumna de Teología de la Universidad Católica de Valparaíso, Chile, fue detenida el día 14 de septiembre del año 2002 como presunta autora de los delitos de "amenazas e incendios terroristas".

Se le culpa por hechos que afectaron la casa patronal del ex ministro de Agricultura, miembro del Tribunal Constitucional y presidente de la Fundación Pablo Neruda, Juan Agustín Figueroa.

La dramática huelga de Patricia busca presionar a las autoridades chilenas por un nuevo juicio, pero también es un acto de protesta contra la situación de pobreza y exclusión en que viven los mapuches y la constante represión a la que son sometidos.

Los mapuches son el pueblo indígena más numeroso de Chile y representan un 6,6 por ciento de la población total de 16 millones de habitantes.

Desde hace varios años, los mapuches reclaman para sí miles de hectáreas que consideran son sus tierras ancestrales y que hoy están en manos de grandes terratenientes o empresas forestales privadas.

Los indígenas también alegan que los recursos de esas tierras están siendo explotados de forma irracional, lo que atenta contra la vida de animales y pone en peligro ecosistemas necesarios para el equilibrio de la vida.

"Cuasi delito de homicidio"

Ante la indiferencia mostrada por el Gobierno chileno, familiares de la prisionera han advertido sobre los resultados de una nueva evaluación médica realizada a la activista indígena, la cual ha arrojado que, al alimentarla por vía endovenosa tras el largo ayuno, la ponen en riesgo de muerte.

La doctora que ha practicado varios exámenes a Troncoso desde que ésta inició la huelga de hambre el pasado 12 de octubre de 2007, Berna Castro, señaló que "después de 105 días de huelga, con una inmunodeficiencia absolutamente grave, con falla renal y daño cardiovascular importante, que se realice el procedimiento de alimentación parenteral, en condiciones absolutamente negligentes, busca la muerte de Patricia o el daño neurológico de ella".

La médico además consideró que el suministro de alimentos a Troncoso por esa vía es un "cuasi delito de homicidio", ya que resaltó las precarias condiciones del hospital en el que fue internada la activista mapuche, en la ciudad chilena de Chillán.

En ese sentido, explicó que "la alimentación parenteral tiene sus indicaciones y las formas en las que deben hacerlo y que están normadas en la práctica química".

Castro puntualizó que este tipo de atenciones deben hacerse en una unidad de cuidados intensivos, por lo cual los familiares de Troncoso han pedido al Gobierno chileno ordenar su traslado a un centro hospitalario en la ciudad de Santiago, la capital chilena.

Luego de permanecer en el hospital de la localidad chilena de Temuco, Troncoso fue llevada a Chillán por órdenes del Gobierno de esa nación, que alegó atender el pedido de la familia de la activista de que fuese trasladada a ese centro asistencial, lo cual ha sido desmentido por familiares y allegados a Patricia.

Ante las reales peticiones de sus familiares, el Gobierno chileno no ha emitido ningún tipo de declaraciones, lo que representa un gesto de indiferencia que, según el padre de Patricia, Roberto Troncoso, es característico cuando se trata de algún indígena.

md-indymedia-mapuexpress-TeleSUR/ AV