viernes, 4 de enero de 2008

Uribe dinamitó el proceso de la entrega de rehenes por parte de las FARC


El 31 de Diciembre el Presidente Alvaro Uribe en compañía del alto mando militar colombiano hizo acto de presencia en Villavicencio para lanzar una hipótesis que ensombreció la entrega de los rehenes. Uno de esos rehenes, el pequeño Emmanuel de tres años, estaría ya no en manos de las FARC, sino en las de un instituto de bienestar social en la ciudad de Bogotá.

El comentario del Presidente Chávez, no se hizo esperar. "Uribe fue a dinamitar el proceso de paz, él y su gobierno no quieren la paz. Los operativos militares no fueron suspendidos durante los días de la supuesta entrega". Chávez tenía razón. En la página de las Fuerzas Armadas del Ejercito Colombiano se puede leer que el 31 de Diciembre habían movimientos militares de guerra que incluyeron nada menos que como resultado la muerte de un hermano del Mono Jojoy.

El Gobierno colombiano envió un grupo de genetistas desde Bogotá para tomar las muestras necesarias a los familiares de Clara Rojas, la madre de Emmanuel, con la finalidad de contrastar sus ADN con el del niño hallado en el orfanato de Bogotá.
El Gobierno bolivariano quiso hacer lo mismo, pero el Gobierno colombiano se lo impidió y esto tuvo como consecuencia que los familiares de los secuestrados emitieran un comunicado dirigido a los presidentes de Francia, Venezuela, Argentina y a otros importantes celebridades políticas a apoyar a una comisión internacional que también realizara las pruebas de ADN a Emmanuel y a Clara de Rojas y a Iván Rojas para darle transparencia a los procedimientos. Ver video

Como era de esperarse, hoy se informó que hay un 90 % de posibilidad de que este niño llamado Juan David sea familiar de Clara Rojas. Para el gobierno colombiano, hasta aquí pudieron llevar las cosas. Ahora falta que no quede pendiente la prueba de los enviados internacionales. Porque ni los familiares del niño, ni el resto de los familiares de los secuestrados por las FARC, se lo creen. Uribe y su gobierno se han ganado por años, por muchísimas ocasiones, esta desconfianza.

Por su parte en un comunicado internacional, la OEA ofreció sus buenos oficios para la realización de las pruebas científicas de apoyo que certificarían las de ADN suministradas por el Gobierno colombiano.

Mientras tanto, se suspendía temporalmente la operación de la entrega de rehenes debido a los bombardeos en la zona del Meta, desde donde supuestamente actúa el ejército rebelde de las FARC. No hubo ni el intento de un corredor libre de operativos, nunca lo hubo y, al parecer, nunca lo habrá.

Ahora, los familiares del niño Emmanuel y de la Senadora Consuelo, siguen en Caracas a la espera de la señal para rescatar a sus seres queridos.

No hay comentarios: