miércoles, 20 de febrero de 2008

No ha renunciado; seguirá batallando por la revolución cubana y de AL: Hugo Chávez


Venezuela estimó hoy que el anuncio de Fidel Castro de alejarse de los mandos de poder abre “un nuevo proceso en la estructura revolucionaria” en la isla, en tanto que Bolivia expresó que “mantendrá firme su relación con Cuba” y destacó los aportes del líder cubano a la consolidación de la revolución.



El presidente venezolano Hugo Chávez, su amigo y principal aliado en la región, afirmó que Fidel Castro “no ha renunciado” porque seguirá “batallando” por la revolución cubana y de América Latina, al comentar que su decisión de retirarse del gobierno es un gesto de “desprendimiento personal que lo enaltece”.

Durante la inauguración de un hospital, el mandatario venezolano añadió que su amigo “no se ha recuperado totalmente” de su salud, pero destacó que la revolución no depende de una persona. Aseveró que su retiro es “una lección para aquellos que acusan a hombres como Fidel de aferrarse al poder desesperadamente”.


El gobernante de Bolivia, Evo Morales, otro aliado de Cuba, se dijo apenado y conmovido. “Para mí es doloroso que el comandante Fidel pida a la Asamblea Nacional dejar la presidencia. Siento mucho, he sentido mucho; aprendí mucho de él, trabajando por la unidad y la solidaridad”.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, quien destacó los firmes lazos con la isla, vaticinó que el cambio de mando en el poder cubano no afectará el proceso político: “El proceso revolucionario cubano no depende de una persona, es un proceso histórico, y ha quedado una elite política fuertemente vinculada con la historia del pueblo que conduce este proceso”.



Brasil está satisfecho de que la renuncia de Fidel Castro a la presidencia se dé en “un proceso muy tranquilo”, dijo el mandatario Luiz Inacio Lula da Silva. Al expresar su admiración por el líder cubano, resaltó que “el mito continúa porque es el único mito vivo en la historia de la humanidad”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, expresó su esperanza de que con el retiro de Castro de la jefatura del Estado “se produzcan cambios” para la plena reincorporación de Cuba al seno del organismo, del que fue expulsado en 1962. Destacó que deben darse mediante el diálogo pacifico y sin injerencias externas.



Argentina dijo que seguirá con atención los procesos políticos que puedan darse en una nueva etapa, de transición pacífica y respeto de las decisiones del pueblo cubano, mientras Chile expresó su esperanza de que los cubanos “tomen las decisiones que los conduzcan a un camino, a un horizonte, el mejor que ellos elijan”.

Por su parte, el presidente costarricense, Óscar Arias, estimó que una verdadera apertura democrática sólo llegará cuando el líder cubano muera.

Perú y El Salvador abogaron por una transición democrática, Guatemala dijo ser respetuoso con Castro, Panamá afirmó que se trataba de “una decisión personal”, y Nicaragua calificó al líder cubano como un “gigante” en la historia de la humanidad.


Fuente