lunes, 3 de marzo de 2008

Condenan gobiernos sudamericanos incursión militar de Colombia


Santiago, 3 de marzo.- La mayoría de los gobiernos sudamericanos condenó hoy la violación colombiana a la soberanía de Ecuador al incursionar el pasado sábado con tropas militares para dar muerte al segundo jefe de las FARC, Raúl Reyes.

El repudio a la operación militar colombiana en territorio ecuatoriano, que incluyó un bombardeo aéreo y luego el ingreso de tropas, fue generalizado y abrió una red de contactos a nivel sudamericano para intentar evitar una agudización de la crisis.

En Argentina, el canciller Jorge Taiana anunció este lunes que su país defenderá a Ecuador en la reunión del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) y dijo que ya dialogó del tema con su par ecuatoriana, María Isabel Salvador.

Desde Ginebra, donde sesionará la OEA, Taiana adelantó que "Argentina expondrá en la sesión extraordinaria de mañana (martes) la firme posición de rechazo a cualquier forma de violación de la soberanía territorial a un Estado miembro".

Advirtió que "el respeto de la soberanía territorial es un principio inviolable en el derecho internacional y nada ni nadie puede justificar su violación" y dijo que pedirá que la OEA reafirme "los principios y valores que son inmutables y esenciales".

El canciller argentino participó en Suiza de la sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas y se reunió con los secretarios de Relaciones Exteriores de Brasil, Chile, Venezuela, Ecuador, Colombia y Paraguay para evaluar la actual situación.

La Fuerza Aérea colombiana bombardeó la madrugada del sábado un campamento de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Ecuador donde se encontraba Reyes, miembro del Secretariado (cúpula) y segundo jefe del grupo insurgente.

Tras el bombardeo en territorio ecuatoriano a la base rebelde, que estaba a mil 800 metros de la frontera, llegaron al lugar militares colombianos, los cuales sacaron el cadáver de Reyes de la zona y lo llevaron a un recinto castrense en Colombia.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa consideró la incursión militar colombiana como una agresión y, en protesta, expulsó al embajador de este país en Quito, Carlos Holguín, y ordenó militarizar la frontera en prevención de un nuevo ataque.

El mandatario venezolano Hugo Chávez, en tanto, acusó a Colombia de violar la soberanía ecuatoriana con lo que llamó "asesinato cobarde" de Reyes, cerró la embajada en Bogotá y envió batallones a la zona limítrofe.

En Perú, en tanto, el presidente Alan García calificó este lunes como "inaceptable" la incursión de tropas colombianas en Ecuador y consideró que el gobierno de Colombia debe ofrecer disculpas a la comunidad internacional.

"Si esto ocurre en Perú, el Estado no lo permitiría", dijo García este lunes a periodistas poco después de conocerse que conversó con sus colegas de Colombia, Alvaro Uribe Vélez, y de Ecuador, Rafael Correa, para instarlos a la calma.

Añadió que "por más simpatías o antipatías con posiciones políticas de otros países, ninguna nación tiene el derecho de intervenir en asuntos internos de otro, ni prestar su territorio para atacarlo".

En Paraguay, el presidente Nicanor Duarte condenó este lunes cualquier tipo de atropello a la soberanía territorial de las naciones, en alusión al ataque militar colombiano a un campamento de las FARC en Ecuador el pasado sábado.

"Paraguay reivindica la soberanía de las naciones, la autodeterminación de los pueblos, y condena toda agresión externa, toda usurpación, todo atropello a la soberanía territorial de las naciones", señaló Duarte a periodistas tras un acto público.

Apuntó que la situación generada tras la incursión militar colombiana en territorio ecuatoriano, el pasado sábado, debería resolverse sin poner en riesgo la paz y la estabilidad de la región, por lo que urge la mediación de organismos internacionales.

Fuentes de gobierno indicaron que el gobierno paraguayo comunicará su posición oficial respecto a este tema a más tardar el miércoles próximo, tras la reunión de la OEA en Ginebra.

En Chile, la presidenta Michelle Bachelet manifestó su preocupación por la tensión entre Ecuador y Colombia tras la incursión militar de este último país en territorio ecuatoriano para dar muerte al líder de las guerrilleras FARC.

En entrevista con la radioemisora chilena ADN, la mandataria señaló que "desde ayer (domingo) se produce una sensación de tensión importante entre el gobierno de Ecuador y el gobierno de Colombia por una situación que, como presidenta de Chile, a uno le preocupa".

Añadió que lamenta la violación de la soberanía ecuatoriana por parte de militares colombianos y acotó que "no podemos estar de acuerdo con que no se respete la frontera por cualquier razón y, por sobre todo, que Ecuador se haya sentido agredido".

Por ese motivo, la mandataria chilena puntualizó que una situación como ésta "amerita, sin duda, una explicación por parte de Colombia a los ecuatorianos, al presidente ecuatoriano (Rafael Correa) y al conjunto de la región".

Reveló que anoche se comunicó con el presidente Correa para expresarle la preocupación de Chile por el incidente y señaló que lo importante ahora es evitar que el conflicto entre ambos países tenga ribetes mayores.

En Brasil, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva tenía previsto contactar este lunes a otros mandatarios latinoamericanos para intentar reducir la crisis entre Ecuador y Colombia, informó el asesor internacional del gobernante, Marco Aurelio García.

El funcionario brasileño indicó a la emisora CBN que Lula tenía previsto comunicarse este lunes con las presidentas de Argentina, Cristina Fernández, y de Chile, Michelle Bachelet, para intentar colaborar con una solución a la crisis. García señaló que "movilizaremos toda la fuerza de la diplomacia brasileña y de otras capitales sudamericanas para reducir al máximo la tensión y encontrar una solución" al conflicto generado tras el bombardeo colombiano a una base de las FARC en Ecuador.

Reveló que el canciller brasileño, Celso Amorim, se encuentra en contacto con las cancillerías de Ecuador y Colombia con el objetivo de obtener "informaciones complementarias" e instar a los dos países a "disminuir la tensión y encontrar una solución". (Con información de Notimex/GCE)
Fuente