lunes, 24 de marzo de 2008

La muerte de Raúl Reyes

Raul Reyes y Pastrana
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pierden al segundo hombre comandante de esa fuerza guerrillera cuando se encontraba en territorio ecuatoriano y fue bombardeado desde un avión, la madrugada del sábado, por los militares del ejército colombiano.

Su verdadero nombre es Luis Edgar Deiva Silva. Siendo joven trabajó para una planta de la compañía Nestle en el departamento del Caquetá. Fue sindicalista y por los años 70 tomó la decisión de unirse a la guerrilla iniciándose en el frente tercero que tenía influencia en la localidad de La Plata, departamento del Huila donde nació el 30 de septiembre de 1948.

En septiembre de 2007 se le vio en un video junto a su compatriota la senadora Piedad Córdoba, reunidos en un lugar cualquiera de la selva colombiana ya que fue designada por el presidente de Álvaro Uribe para que fuera mediadora junto con el presidente de Venezuela Hugo Chávez en el intercambio humanitario entre el gobierno y la guerrilla.

Esto sólo duró tres meses ya que por una llamada que hiciera la senadora Piedad Córdoba a un militar y luego pasarle el teléfono a Chávez, el mismo Uribe decidió en un momento inesperado que ellos no siguieran siendo lo mediadores, trayendo como consecuencia impase entre los presidentes. Las FARC, en desagravio al comandante Chávez deciden liberal de manera unilateral a las rehenes que tenían en su poder; a Clara y Consuelo, entregándoselas al presidente venezolano.

Allende La Paz, en su artículo para Anncol, escribió que: “El asesinato de Raúl Reyes es uno más en la estela de la oligarquía colombiana, esta vez representada por el régimen narco-paramilitar de Álvaro Uribe Vélez”.

A través de la televisión se vio cómo masacraron a los guerrilleros y la cara de alegría del general Oscar Naranjo cuando Juan Manuel Santos leía el comunicado del gobierno cuando en un principio mintieron al decir que fue un enfrentamiento y que no habían violado la soberanía del país fronterizo, Ecuador.

Murió el hombre que siendo sindicalista, quisieron matarlo y no pudieron. Después de 30 años en la guerrilla y a la edad de 59 años muere “Raúl Reyes”, con su pierna derecha cercenada y el ojo izquierdo vaciado por una esquirla a causa de las bombas lanzadas desde un avión por el ejército colombiano. Aquella madrugada 1º de marzo del 2008, murieron junto con él, unos 17 ó 20 guerrilleros de los cuales tres mujeres resultaron heridas.

¿Por qué se interesaron en secuestrar el cadáver de Raúl Reyes y el de Guillermo Enrique Torres, alias “Julián Conrado” conocido también como “el cantante de las Farc”, llevándolos al territorio colombiano? ¿Por qué no se llevaron a Doris, a Lucía Mouret (la estudiante) y a Martha que estaban heridas para que fueran atendidas en un hospital? A las mujeres y a los cadáveres de los otros guerrilleros los dejaron abandonados para que el ejército ecuatoriano se encargara de ellos. A los militares sólo les interesaban los del comandante Raúl y el de Julián Conrado para decirle al presidente Álvaro Uribe y al mundo que habían acabado con sus vidas.

Fuente

No hay comentarios: