jueves, 17 de abril de 2008

El presidente Uribe Vélez cumple órdenes de Bush


El gobierno colombiano del Presidente Alvaro Uribe Vélez fue desenmascarado por el propio presidente gringo George W. Bush.

Entre las rabias y estupideces de Bush al explicar la política norteamericana de agresión directa a países como Irak, Irán, Afganistán, Colombia y naciones de Africa, se acaba de agregar una declaración política de Bush de la semana pasada, en la que declara impúdicamente pero con orgullo personal que el Presidente Uribe ha hecho todo lo que le hemos pedido.

El cinismo de guerra y agresividad de Bush ha llegado al extremo, para conseguir que el Congreso norteamericano le apruebe el Tratado de Libre Comercio que ha firmado con el gobierno colombiano actual de confesar, sin vacilaciones que el Presidente Uribe ha hecho todo lo que le hemos pedido. En derecho público esta confesión del señor Bush de que el presidente colombiano Alvaro Uribe Vélez ha ejecutado todo lo que le ha pedido muestra el grado de dependencia política y personal a que ha llegado Uribe Vélez para cumplir las ordenes de Bush.

Es la repetición de una política imperial norteamericana agresiva y desvergonzada. El presidente Uribe Vélez con su conducta sumisa a las órdenes de Bush, ha colocado a Colombia en la vergonzosa posición del siglo XX que tenáan las dictaduras instauradas por los Estados Unidos en países como Nicaragua, Guatemala, República Dominicana, Haití, El Salvador, Honduras y el resto de pequeñas naciones de América Central y del Caribe.

El sometimiento voluntario del presidente Uribe Vlez a las órdenes de Bush ha llevado a un incremento de la presencia de soldados y personal militar norteamericano en territorio colombiano, con abierta y descarada participacón en la guerra y en los combates. Bush nos trata como a esas naciones africanas y asiáticas que no han podido librarse de la agresión imperialista norteamericana.

A Bush le importa un comino que se conozca la cifra de los muertos de las naciones victimas de la agresión estadounidense y de las monstruosas torturas que aplican a los prisioneros de guerra de las naciones agredidas, que ejecutan en la base militar norteamericana de Guantánamo, que es el principal espacio colonial de dominación y agresión norteamericana en toda la América.

El mundo impuso enérgicas sanciones a los gobiernos tiránicos y fascistas de Alemania, Italia y Japón durante la Segunda Guerra Mundial, por los asesinatos y crímenes que esos países cometieron contra sus victimas europeas, asiáticas y africanas. Sin embargo, las Naciones Unidas han perdido poder y eficacia para aplicar los mismos castigos por los crímenes de guerra de los gobiernos de Estados Unidos, en sus agresiones a otras naciones, como a Panamá, Nicaragua y El Salvador en América Latina. Esta impunidad para los crímenes de guerra que cometen algunos gobiernos norteamericanos queda sin castigo.

Es vergonzoso tener que confesar que el gobierno colombiano de Uribe Vélez, por ejemplo, se suma a la falsa denuncia inventada por el gobierno de los Estados Unidos sobre que las FARCs tomaron prisioneros a tres militares gringos contratados para participar en la guerra de los gobiernos colombianos contra la subversión. Esos sujetos no fueron capturados en operación militar alguna contra las FARCs u otro grupo guerrillero.

Lo que ocurrió fue que ellos participaban en una operación aérea de guerra en la que el avión militar en el que actuaban sufrió un accidente que los llevó a un choque en tierra, en el que se libraron milagrosamente de morir. Después las FARCs los capturó cuando deambulaban por las selvas buscando una salida. Desde ese momento quedaron como prisioneros de guerra de las FARCs, pero que el gobierno colombiano llama secuestrados, cuando sólo son prisioneros tomados en el combate donde participaban como mercenarios, es decir, como combatientes contratados para venir a matar colombianos. Esta es la realidad del conflicto interno colombiano actual, en el que el presidente Uribe Vélez se convirtió en sumiso ejecutor de los dictados y órdenes de los Estados Unidos y del Presidente Bush.

Mientras tanto, en Colombia siguen los asesinatos de la fuerza pública y de los paramilitares contra gentes comunes y corrientes de todas las edades, sexos y condición económica.

Fuente

1 comentario:

Anónimo dijo...

Aquí en argentina, hay una banda de reggae que me gusta mucho, se llama resistencia, y tiene un tema que le dedican a este señor que está mencionado aquí en el titulo. Dice más o menos así:

"La masacre ahora es legal si el q mata es Bush
el mundo no se horroriza si el q mata es Bush
y se unen las naciones a matar con Bush
y el resto solo mira como mata Bush."

te cuento que soy Ana Lucia de http://chiflame.net/, un sitio que creamos con un compa de la facu para ayudar a los bloggers a que puedan conseguir enlaces y aumentar las visitas a sus blogs, un beso