sábado, 5 de abril de 2008

Narco-traficante Alvaro Uribe humanitario?


Nadie puede estar en contra de la misión humanitaria organizada por Francia, España y Suiza para dar atención médica a Ingrid Betancourt, la ex candidata presidencial colombiana.

¿Pero quién puede creer en Alvaro Uribe, el presidente narco-traficante auxiliado por el ejército norteamericano y los paramilitares financiados por él y la CIA?

¿No fue Uribe el personaje que atropelló el derecho internacional para bombardear territorio ecuatoriano y masacrar al comandante Raúl Reyes de las FARC y a un contingente de guerrilleros?

¿No fue Raúl Reyes el principal negociador del canje humanitario encargado al presidente Hugo Chávez y la senadora colombiana Piedad Córdoba?

No fue Uribe por órdenes de Bush quien rompió y desautorizó al presidente Hugo Chávez cuando prácticamente se iba a dar el canje humanitario y la liberación de Ingrid Betancourt?

¿No usaron Uribe y los de la CIA los pormenores de la negociación para ubicar a Reyes y liquidarlo físicamente?

Si todo aquello es cierto, entonces, a qué viene la demagogia de la voluntad de una ayuda humanitaria cuando Alvaro Uribe continúa con la agresión, la guerra a muerte a los de la FARC y las mentiras para desarrollar sus arteros ataques masacradores de la población civil (campesinos) y de los guerrilleros.



Digámoslo de una vez y por todas, Bush y Uribe no quieren permitir el intercambio de rehenes, y no quieren la diplomacia y la negociación de la paz sino la guerra. Igual que en IRAK, por ello el Plan Colombia recibe la segunda ayuda militar más grande en el mundo de parte de la Casa Blanca.

No olvidemos que según el diario The Washington Post, la causa de los asesinatos y ejecuciones extrajudiciales radica, 'a las presiones a las que son sometidos los militares colombianos para acabar con la guerrilla y también por los incentivos -desde paga extra hasta días libres- que les da el Ejército por acumular muertos en combate.'

Y agrega, además el diario político de Estados Unidos 'miles de campesinos han sido asesinados por el Ejército colombiano para hacerlos pasar por guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)' 'Bajo la presión de los comandantes militares para registrar muertes en combate, el Ejército ha estado asesinando cada vez más en años recientes a pobres campesinos y haciendolos pasar por guerrilleros', nos informa el periódico The Washington Post el domingo pasado.



Frente a estas evidencias, absolutamente nadie puede confiar en el gobierno colombiano del narco-traficante y genocida Alvaro Uribe, la CIA y los paramilitares, cuya intencón demostrada en varias oportunidades no es la ayuda médica ni el canje humanitario sino la detectación de los campamentos insurgentes para atacarlos y masacrar a los contingentes de guerrilleros y por consiguiente a la población civil de los alrededores.

Frente a esta realidad, ningún operativo humanitario ni de paz puede realizarse y menos tener el Exito que todos deseamos. ¿Cómo quieren que las FARC respondan a los requerimientos y peticiones internacionales de Francia, España y Suiza, cuando Uribe es un hombre sin escrúpulos y siniestro asesino? Como los lobos atrás de las ovejas, Alvaro Uribe apoya la misión humanitaria con intención nada humanitaria y recaba datos 'la misión nos ha dado informaciones y nos han dicho donde creen que Ingrid Betancourt está cautiva' declaró, muy complacido él, a la TV France 3.

Lamentablemente para todos y para los cautivos, incluyendo el caso de salud de Ingrid Betancourt, Uribe debe salir de cualquier negociación de índole humanitaria; podría estar, lógicamente y a pesar de sus antecedentes criminales, en una negociación de paz que incluya, primero el cese al fuego de ambas partes.

Pero este no es el caso que, por ejemplo, se dio en Guatemala y El Salvador. Téngase presente que el caso colombiano es de 'guerra sucia' tanto que en días pasados el propio Alvaro Uribe, pidió al ejército 'localizar' a los secuestrados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para así emprender una acción 'humanitaria' a su manera y exhortó a los insurgentes y guerrilleros a desertar ofreciendo recompensas millonarias y liberación de penas y acusaciones judiciales.

¿Es también este sujeto el poder judicial colombiano como en el Perú cuando el acusado de genocidio y enriquecimiento ilícito, Alan García Pérez, ordena a los jueces y fiscales lo que deben hacer y no deben hacer, por ejemplo, en el caso de los jóvenes bolivarianos presos a su regreso de Ecuador, luego de asistir a una conferencia pública y legal?

Fuente

No hay comentarios: