sábado, 10 de mayo de 2008

La Parapolítica colombiana: Uribe a la cabeza


Para el mandatario colombiano lo mejor sería un triunfo de John McCain en EEUU pues los demócratas son refractarios a firmar el TLC con Bogotá. La mayor dificultad uribista es interna: hay 64 legisladores y ex legisladores procesados y 32 presos.

Alvaro Uribe llegó a la Casa de Nariño, la sede presidencial, en agosto de 2002 y, reforma legal mediante -debidamente lubricada con dinero-, logró un segundo turno en 2006. En breve tendrá que aclarar lo que para muchos es obvio: persigue otra reforma constitucional para lograr una segunda reelección, prohibida. De lo contrario su mandato expirará en 2010 y muy pronto tendría que buscar entre sus filas una figura de recambio, más bien de continuidad.

Y tal hallazgo es una tarea ímproba, visto el descrédito de la clase política diezmada a nivel del Congreso por el escándalo que los medios bautizaron 'parapolítica'. Fue en referencia a los nexos tupidos entre esos congresistas y senadores con los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). A despecho de tan beatífico nombre era un ejército mercenario al servicio del Ejército legal que no sólo asesinaba a miles y miles de personas sino también traficaba droga. Y como si eso fuera poco, también se adueñaba de las tierras de los campesinos que obligaba a huir y desplazarse para salvar sus vidas.

Las AUC tuvieron a Carlos Castaño como jefe principal, hasta que en abril de 2004 fue asesinado por orden de su hermano y competidor por ese liderazgo, Vicente Castaño, y por el tercer hombre en importancia en la organización delictiva, Salvatore Mancuso. Los restos del primer Castaño fueron ubicados e identificados dos años más tarde, cuando este ejército paralelo negociaba con Uribe una desmovilización muy particular. Es que a pesar de los crímenes cometidos, de lesa humanidad, los autores y responsables debían confesarlos y resarcir a los familiares de los muertos para poder gozar del privilegio de una condena módica condena de cinco a ocho años como máximo.

La norma legal que permitió esa forma de impunidad se llamó, paradójicamente, de Justicia y Paz, y fue objetada por los organismos de derechos humanos del país y el mundo.

Uribe, pragmático, se defendió diciendo que había sido un instrumento útil para desmovilizar a 32.000 hombres armados de las AUC. En rigor, según tiene comprobado la justicia, muchos de los desmovilizados se volvieron a armar y organizaron bandas para robar, asesinar y traficar.

El escándalo de la 'parapolítica' estalló en noviembre de 2006 cuando muchos políticos de la costa Caribe fueron imputados en base a los archivos de la computadora del jefe paramilitar Rodrigo Tovar (alias 'Jorge 40').

La Corte Suprema ordenó entonces el arresto de los senadores Jairo Merlano y Alvaro García, y del diputado Erik Morris, quienes el mes anterior habían declarado bajo acusaciones de asociación ilícita y financiamiento de las AUC para sus campañas. A García lo imputaron de asesinato pues habría planeado junto con el grupo paramilitar la muerte de 16 personas.

Ya en ese momento, 2006, la fiscalía general puntualizaba que no se trataba sólo de 'dinero sucio' financiando la política, una constante de muchos años atrás. Los legisladores estaban complotados con los 'paracos' para matar, robar tierras, traficar cocaína y muchos otros cargos criminales.

Uribe tilda de "farsantes'' a activistas colombianos

A pesar de las advertencias de los parlamentarios demócratas estadounidenses, referentes a las amenazas y acusaciones a los activistas y sindicalistas de izquierda, Alvaro Uribe, los llama farsantes y culpables de delitos que no solo no se les ha comprobado, sino que los señala como futuros cadáveres al relacionarlos con las FARC de manera pública y notoria en una Universidad Colombiana, a través de un discurso que transmitieron los medios colombianos ampliamente.

Lo que Uribe pretende tapar con estas declaraciones es que 22 sindicalistas han sido asesinados a manos de paramilitares desde Marzo hasta la fecha, denuncia que frena las posibilidades de un TLC con EE.UU, si Obama gana las elecciones presidenciales en ese país.

Ahora con la extradición de Macaco, el más fiero de los jefes paramilitares a EE.UU, los movimientos en pro de las víctimas por paramilitares, pierden la oportunidad de que se le acuse por los crímenes horribles de lesa humanidad (alrededor de 10.000) de los que sin duda,es culpable, debido a los múltiples testigos y a las fosas comunes encontradas gracias a sus informaciones para obtener el beneficio de la ridícula Ley de Justicia y Paz, creada por Uribe para que los monstruos que creó no paguen los delitos, las masacres, los desplazamientos, las violaciones, hurtos y un sinfín de macabras actividades que incluyen el narcotráfico, desapariciones y secuestros en todas las regiones de Colombia que controlan estos degenerados, seres que el mismo infierno ha de desechar.

Prueba de la hegemonía de las AUC (paramilitares de parte del gobierno) es el artículo sobre el joven Diego Mejía, estudiante de Sociología, quien actualmente lleva 6 meses en España, refugiado debido a las múltiples amenazas que ha recibido en su país.

No hay comentarios: