sábado, 19 de julio de 2008

Bolivia, Brasil y Venezuela construyen carreteras de integración


Riberalta, Bolivia 19 jul (PL) Los convenios firmados por Bolivia, Brasil y Venezuela para impulsar el desarrollo de este país andino confirman las intenciones de varios gobiernos de la región de incentivar la integración entre los latinoamericanos.

El crédito de 230 millones de dólares entregado por el ejecutivo brasileño a su homólogo boliviano no sólo favorecerá directamente a esta nación, sino que coadyuvará a la concreción del ansiado corredor bioceánico entre el Pacífico y el Atlántico.

Ese constituye uno de los proyectos más significativos que se implementan actualmente para fomentar el acercamiento de los pueblos suramericanos desde el punto de vista infraestructural.

Dicha iniciativa se verá beneficiada con la construcción de la llamada vía Hacia el Norte, que será financiada con el préstamo dado la víspera por el presidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva.

En su discurso en la suscripción de acuerdos junto a su par boliviano, Evo Morales, Da Silva reiteró su compromiso con el plan de unir las costas brasileñas y chilenas a través de este país.

Lula, Morales y la mandataria de Chile, Michelle Bachelet, acordaron en diciembre del año pasado la concreción de esa arteria, que transformará el panorama de la región. El estadista brasileño subrayó que la entrega de esa suma para construir la carretera Rurrenabaque-Riberalta, que conectará a tres departamentos de Bolivia y a ésta con el gigante suramericano, refleja la voluntad de cooperación.

Asimismo, el ex dirigente sindical destacó la responsabilidad que tiene su país en el progreso del cono sur americano, por sus enormes potencialidades.

“Por su dimensión geográfica, el tamaño de su economía, y su desarrollo, Brasil debe, puede y quiere contribuir de manera activa para la prosperidad y el bienestar de sus vecinos”, aseveró en la norteña ciudad boliviana de Riberalta.

El encuentro trilateral sirvió además para que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, expresara la iniciativa de crear una vía de conexión común para toda Suramérica desde el Mar Caribe hasta Argentina, a modo de columna vertebral.

Señaló que tras los avances logrados en el referido enlace del Pacífico al Atlántico debía edificarse un camino similar desde el este del continente hasta el litoral caribeño.

Chávez coincidió con Lula en que el mejoramiento de la infraestructura resulta primordial en el proceso de transformaciones y complementación experimentado hoy por América Latina.

El gobierno de Venezuela otorgó un empréstito de 300 millones de dólares para realizar caminos en otras zonas de esta nación, y se comprometió con otros 41 millones destinados a proyectos de la industria alimenticia.

Por su parte, Morales calificó de histórico el encuentro y aseguró que “nos compromete a acelerar la unidad e integración de Suramérica”.

Además, agradeció la colaboración de Brasil y Venezuela, y la solidaridad mostrada durante las inundaciones que afectaron al país entre finales de 2007 y comienzos de 2008.

Esos aportes reemplazan a una donación de la denominada "Cuenta del Milenio", que Estados Unidos dejó temporalmente sin efecto como resultados de las disputas políticas entre La Paz y Washington.

Como evidencia del amplio espectro del proceso integrador latinoamericano, otro de los acuerdos de la reunión de Riberalta se refiere a la protección de la Amazonía.

En la cita se valoraron igualmente la realización de otros proyectos colectivos de desarrollo relacionados como vías férreas, el sector petrolero y la construcción de una hidroeléctrica en la frontera boliviana-brasileña.

lac/ga/fmv

No hay comentarios: