martes, 30 de septiembre de 2008

Integración latinoamericana “mina control de Washington”: Noam Chomsky


El Cine Teatro de la Universidad de El Salvador (UES), estaba repleto de personas, en su mayoría estudiantes del centro educativo, quienes aguardaban impacientemente la ponencia principal de la “Encrucijada electoral en América Latina, una visión desde académicos norteamericanos”. Esta jornada duró dos días y contó con la presencia de académicos extranjeros.

La ponencia de cierre estaría a cargo del lingüista, filósofo, activista, autor de varios libros y analista político estadounidense, Avram Noam Chomsky, una de las figuras más relevantes en el análisis y la crítica internacional.

De entrada, los organizadores advirtieron a la concurrencia que la teleconferencia magistral duraría 55 minutos, y que la misma sería en vivo desde Boston, Estados Unidos, pero no había posibilidades de hacer preguntas al panelista. El ponente llegó unos minutos retrasado por un problema de horario.

Su ponencia se basó en un recurrido histórico de lo que él considera “la visión desde el norte” hacia el resto del mundo.

La ponencia incluyó una crítica a la “injerencia” de su país en varios países del mundo, con una de las ideas que aun están vigentes en las administraciones estadounidenses como es la de “combatir el terrorismo”.

“Los tiempos están cambiando y en la mayor parte de Latinoamérica tentemos esfuerzos promisorios para lograr límites estructurales a los cambios. Por primera vez, después de la conquista de los europeos, Suramérica está comenzando a tomar su propio destino en sus propias manos”, destacó Chomsky.

Aunque recalcó que los intentos del pasado en esta misma línea, de querer dar autonomía a los pueblos Latinoamericanos, “han sido aplastados por fuerzas externas, casos que nos son bastantes familiares”, en referencia a los múltiples golpes de Estado en el pasado en la región latinoamericana, que llevaron a muchos pueblos a vivir épocas de dictaduras militares y desembocaron en guerras civiles, que costó la vida de miles de personas y constantes violaciones a los derechos humanos.


Chomsky, sin embargo, ahora dice que “hay importantes desvíos de esta vergonzosa historia”, poniendo como ejemplo “la reunión de los líderes del Suramérica, en Santiago de Chile, hace unos pocos días, fue una reunión de UNASUR bajo el modelo de la Unión Europea, en esta cumbre la presidenta de Chile presentó una declaración muy fuerte de apoyo para el gobierno de (Evo) Morales, que es visto de menos por los Estados Unidos, y esta bajo el ataque de los tradicionalistas, la elite europeizada y blanca del país que se opone a la democracia boliviana y a la justicia social”.

Con este acto, recalcó Chomsky “por primera vez en la historia de los países de la región estaban viendo como resolver los problemas sin la presencia de los Estados Unidos”.

Para este hombre, que se caracteriza como uno de los grandes críticos de las políticas neoliberales, Latinoamérica atraviesa un momento de trascendencia, en el que pone a prueba la necesidad de integración de sus pueblos para alcanzar objetivos en común.

“En Latinoamérica, el principal cambio radica en movimiento hacia la integración”, precisó y enunció tres formas de integración que se necesitan: regional, global e interna. Con estos tres tipos de integración de los pueblos podrían avanzar a una independencia de países como los Estados Unidos, advierte Chomsky, quien no descarta que Centroamérica avance en la integración regional, pero es claro que “esos movimientos apenas están comenzando a alcanzar Centroamérica”, la cual recordó es una de las regiones “que fue devastada de manera tan grave por estas guerras de (Ronald) Reagan en contra el terrorismo”, durante los años 80´s, recordó.

Chomsky no ve alejado estos intentos de independencia de la nación de norte, y como ejemplo cita posiciones como las que últimamente ha tomado el gobierno de Honduras, donde el “presidente Zelaya declaró que la ayuda de los Estados Unidos, no le da el derecho a Washington de humillar… y luego se movió para mejorar sus vínculos con Venezuela, se unió a PetroCaribe y se unió al ALBA”.

En cuanto a la integración global, Chomsky cree que “el establecimiento de relaciones Sur-Sur para la diversificación del mercado” es primordial y es en este escenario donde China juega un papel importante en estos asuntos hemisféricos, lo cual da paso a “minar la capacidad de Washington de controlar la región”.

Para este académico, analista y experto en política exterior, la forma de integración interna, que sería la otra fase que los países Latinoamericanos deben buscar, garantizaría el abordaje de problemas característicos de la región que incluyen “temas de concentración, riqueza y de poder”, y cree que Latinoamérica tiene ventajas para consolidarse en un potencia, al igual que ha sucedido en otros países del mundo.

Rufino Quezada, rector de la UES, destacó la importancia de esta ponencia de Chomsky, y a la vez dijo que el proceso electoral del otro año, es un aspecto que concierne a los salvadoreños y que “ha sido muy evidente como los gobiernos de Estados Unidos han intervenido una y otra vez en los diversos continentes, creo que aunque aquí logramos la Paz, hay que estar pendientes del actual proceso electoral, un proceso que debemos de proteger, porque sabemos también una intervención por parte del gobierno de Estados Unidos, ya hay manifestaciones de ello”

Fuente

No hay comentarios: