sábado, 13 de septiembre de 2008

Perú rechazó la violencia promovida en Bolivia



Tras recordar que felicitó a Morales por su triunfo en un reciente referéndum sobre su continuidad en el gobierno, en declaraciones a la televisión estatal García expresó anoche su apoyo a la "naturaleza democrática" del gobierno de La Paz.

García dijo que confía en la fuerza democrática del régimen de Morales para mantener su estabilidad y sistema, frente a los actos de violencia en los departamentos bolivianos de Pando, Santa Cruz y Tarija, las regiones más ricas y gobernadas por la oposición, informó la agencia dpa.

El jefe de Estado indicó que la oposición debe respetar los resultados de la consulta popular llevada a cabo en Bolivia, que dio un amplio respaldo a Morales, líder del gobernante Movimiento Al Socialismo.

Uno puede "disentir" con un gobierno en aspectos políticos y económicos, pero se debe respetar la voluntad popular, sostuvo García tras considerar importante el diálogo para superar cualquier impasse entre las partes enfrentadas.

La oposición boliviana rechaza un referéndum convocado por el gobierno de Morales para aprobar en enero próximo la nueva Constitución y también al pago de impuestos del gas para financiar pensiones a los ancianos.


García, líder del socialdemócrata Partido Aprista Peruano, consideró "una exageración" la amenaza de una supuesta invasión extranjera en Bolivia, como sostiene el mandatario venezolano, Hugo Chávez, un tenaz crítico del gobierno de Estados Unidos.

El embajador de Estados Unidos en Lima, Michael McKinley, por su parte, consideró un "grave error" la expulsión de los embajadores norteamericanos en Bolivia, Philip Goldberg, y en Venezuela, Patrick Duddy, a raíz de la crisis política el país altiplánico.

Durante una visita a la sureña región peruana de Arequipa, McKinley sostuvo que la actitud de Caracas y La Paz daña las relaciones amistosas que por años ha mantenido Estados Unidos con ambas naciones andinas, sobre todo con América Latina.

De otro lado, la Cancillería peruana expresó su preocupación ante la denuncia del gobierno boliviano sobre la presunta participación de sicarios peruanos en los actos de violencia en ese país, según "los términos recogidos" en la declaración del estado de excepción en Pando, ante ataques de grupos armados de derecha.

Mediante un comunicado difundido la víspera, Lima ha solicitado al gobierno de La Paz "la información que sustente tal presunción". El ministro boliviano de Defensa, Walter San Miguel, denunció el viernes la participación de "delincuentes extranjeros" en los actos de violencia en Pando, que habría dejado diez muertos.

Fuente