miércoles, 17 de septiembre de 2008

Senadora Piedad Córdoba: SOLIDARIDAD CON LOS PRESIDENTES HUGO CHÁVEZ Y EVO MORALES



Justo un 11 de septiembre en Chile mediante un golpe de estado patrocinado por los Estados Unidos de América, derrocan y asesinan a un héroe de la lucha democrática social, gestor de un gran movimiento liberador que devolvió la dignidad y la esperanza a todo un pueblo a todo un continente, Salvador Allende.

35 años después se devela un macabro plan para derrocar y asesinar al presidente democrático de nuestra hermana Venezuela, Hugo Rafael Chávez Frías. Mientras tanto en Bolivia las calles se incendian con graves focos de violencia promovidos secretamente por agentes del imperio para desestabilizarla y conducir a un golpe contra el Presidente constitucional, ratificado por un reciente referendo, Evo Morales.

En estos días difíciles, en mi condición de firme revolucionaria y reconociendo la solidaridad como valor supremo de nuestro proyecto de la esperanza, parafraseo a José Martí y le pregunto al Presidente Chávez, al Presidente Evo y sus pueblos; que me diga Venezuela, que me diga Bolivia, cómo puedo servirla y tendrán en mi una hija, encabezaré las filas de quienes defenderemos el torrente de humanidad que brota de esas tierras y se extiende por toda América.

Dignidad, dignidad para Nuestra América, basta ya de la dominación de naciones extrañas que siempre han llamado suyo el suelo que es nuestro, habremos de invocar con fuerza a toda la corte indígena y libertadora que acompañó a Guaicaipuro y a Bolívar, y al igual que ellos/as diremos, aquí no hay cobardes ni nadie se rinde, esta tierra es nuestra.

Desde hace 10 años comenzó el resurgimiento de la esperanza con dirigentes que realmente se parecen a sus pueblos, que padecieron las pesadas cargas de la política de arrasamiento, de monopolio y concentración, que se reconocen en los históricamente excluidos, en los diferentes, en los sin techo, que no representan a una élite. Tenemos el compromiso de no dejar solos/as a quienes siguen avivando nuestro de deseo de retomar lo que somos, retornar a nuestras raíces.

Todas las respuestas del establecimiento, la oligarquía y del imperio, son el último “pataleo” de un sistema decadente que se resiste a morir al ver el avance de la organización popular en toda América Latina. Avance que ya es imposible detener y en cada país somos muchos/as los/as que pondremos el acelerador para que lo que tenga que morir muera.

Presidente Chávez, desde Colombia nuevamente reitero mi solidaridad y el compromiso de fortalecer un proyecto que está cada vez más cerca de regresarle la felicidad, la soberanía y la dignidad a nuestro pueblo. Presidente Morales, símbolo de nuestra identidad y lucha, cuente conmigo para devolverle la paz a la hija amada de Bolívar.

Fuente

No hay comentarios: