lunes, 31 de marzo de 2008

“Tire el periódico, apague la televisión y lea este libro”


Era necesario y urgente un libro sobre Colombia. En primer lugar porque este país representa el panorama más avanzado de despotismo y terrorismo de Estado que ha logrado presentarse como democracia. Las dictaduras se han sucedido en muchos países de América Latina, todos lo sabemos, pero Colombia ha conseguido la fachada perfecta para que el mundo crea que es un sistema democrático. Desde 1958 el gobierno ha estado en poder de civiles y su apariencia fue desde entonces de democracia.

Una democracia en la que se han asesinado cuatro candidatos presidenciales, en la que se han masacrado a tres mil dirigentes de una opción política que intentaba reinsertar a la vida política a la guerrilla, la Unión Patriótica; donde de cada doscientos colombianos uno en un soldado en activo -el doble de soldados que en España sin tener misiones internacionales como nosotros-, con un presupuesto militar cuatro veces más porcentaje de su PIB que España que está en la OTAN y ya destina grandes recursos, un gobierno que paga 2’6 millones de dólares al que le asesine y traiga las manos cortadas de los perseguidos por la policía, donde paramilitares coordinados con las Fuerzas Armadas -cuando no integrantes de ellas- han asesinado a 3.500 personas desde 1982, mientras controlan a la mitad de los diputados, gran parte del sistema judicial y del poder municipal. Un país con cuatro millones de desplazados despojados de sus tierras y pertenencias y con más de 10 mil desaparecidos.

Con una prensa escrita que se limita a un solo periódico de ámbito nacional propietario del hermano del ministro de Defensa y primo del vicepresidente.

Hace apenas dos semanas que se celebró una manifestación denunciando el terrorismo de Estado y ya han matado cuatro dirigentes sindicales y de ONGs que habían promovido la marcha, secuestrado otros dos y amenazado directamente otros 28, mientras decenas están en peligro de ser asesinados.

Estos se sumarían a los 300 activistas de derechos humanos y sindicales asesinados durante los primeros cuatro años de gobierno de Alvaro uribe, según datos de la Unión Europea.

Otra de las razones por las que era necesario y urgente un libro sobre Colombia es porque la información de los medios de comunicación sobre este país ha demostrado, una vez más, cómo leer el periódico o ver la televisión es el mejor modo para no enterarse de lo que sucede en una parte del mundo, en un conflicto, es la forma de no comprender el mundo. Cuando estaba en Caracas, les decía a los jóvenes periodistas de Telesur que teníamos como función no contar hechos noticiosos sino explicar el mundo. Ya me he dado cuenta de que la televisión no sirve para eso, sobretodo con este formato que impide que un tema dure más de dos minutos o una declaración más de treinta segundos.

Hasta el propio gobierno colombiano reconoce que su política de seguridad ha generado 1.600.000 desplazados (las organizaciones humanitarias los cuantifican en mucho más). Y Amnistía Internacional ha señalado que la política de Seguridad Democrática que tantas bondades ha generado a Colombia, según El País, es "el ejemplo más extremo de la táctica de utilizar medidas supuestamente destinadas a combatir a los grupos armados ilegales para conseguir, dar muerte y amordazar a los activistas de derechos humanos".

Mentiras constantes y burdas es lo que nos traen los medios sobre Colombia, como presentar a mil guerrilleros que decían que habían desertado y se rendían entregando una avioneta y resultó que eran mil presos comunes que el gobierno les había dado un uniforme de guerrillero para exponerlos antes las cámaras como desertores y la avioneta era una decomisada a unos narcos hacía dos años, o adjudicar a la guerrilla el asesinato de campesinos e indígenas a manos de militares.

El último caso del ataque al campamento de la guerrilla donde muere Raúl Reyes se presentó como un enfrentamiento en caliente con las FARC cerca de la frontera de Ecuador. Ahora se sabe que el ejército colombiano invadió el país vecino entrando dos kilómetros en territorio ecuatoriano, que los atacaron con misiles y sistemas de detección estadounidenses, que todos los del campamento estaban durmiendo, que entre ellos había cuatro estudiantes mexicanos –todos masacrados-, que remataron a los heridos con un tiro en la nuca, que uno de los presentados ante los medios a modo de trofeo como líder guerrillero era un civil ecuatoriano y que los ubicaron para matarlos debido a una llamada entre la guerrilla y delegados del gobierno francés con quienes estaban coordinando la liberación de Ingrid Betancurt. Una realidad opuesta a la primera versión que fue la que ocupó las primeras páginas de los medios de comuniciación. Así es constantemente la información que nos llega de Colombia. Falsa.

Este libro de Hernando Calvo, no sólo es que explique Colombia relatando los antecedentes, elementos de contexto, historia, datos, testimonios, fuentes y referencias necesarias, es que nos vacuna contra las mentiras que todos los días nos vomitan los grandes medios.

Un libro que saca también a la luz las verdades que silencian, porque nadie cuenta, por ejemplo, que este año van doce sindicalistas asesinados en Colombia con lo cual son ya 2.574 sindicalistas muertos. Y no lo dice ninguna organización minoritaria de ese país, lo acaba de denunciar la Confederación Sindical Internacional, a la que están afiliados 168 millones de trabajadoras y trabajadores en 155 países y territorios, y aún así los medios no la consideran una fuente de información representativa para recoger sus denuncias sobre Colombia.

Cada vez estoy más convencido de que para conocer lo que sucede en un lugar del mundo debemos dejar de leer periódicos y ver la televisión y coger el libro adecuado. Pues aquí está para el caso de Colombia, “Colombia, laboratorio de embrujos. Democracia y terrorismo de Estado”.

Fuente

Por Pascual Serrano

Ministro Izarra inaugura Encuentro contra el Terrorismo Mediático


"Las trasnacionales de la información siguen dictando las líneas de medios privados controlados desde centros hegemónicos, imponiendo así matrices falsas de opinión sobre eventos reales, esto es un movimiento perpetuo que parece nunca acabar", con estas palabras dio apertura el Ministro del poder popular para la Información y la Comunicación, Andrés Izarra, al Encuentro Latinoamericano contra el Terrorismo Mediático.

Durante su discurso de inauguración, el ministro Izarra recordó el poder de la prensa, "un poder que nadie elige y que sin embargo modela la opinión pública, la opinión de las mayorías. Es una máquina reproductora e irreproductora del pensamiento y factor determinante en las preferencias políticas de las mayorías, incluso en contra de los intereses de estas propias mayorías".

Destacó el ministro Izarra que "el terrorismo mediático tiene ahora su última edición con el supuesto uranio que encontraron en Colombia, antes fue la publicación en el diario colombiano El Tiempo, de una foto sobre una supuesta reunión entre el ministro de la Defensa de Ecuador Gustavo Larrea y Raúl Reyes, imagen que resultó falsa".

A partir de este jueves 27 de marzo y hasta el domingo 30, un grupo de especialistas de 14 países debaten en torno al fenómeno mediático que ha arreciado en el mundo, especialmente en América Latina.

El evento se realiza en el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos, en la ciudad de Caracas, al mismo tiempo que la reunión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) a la que acusan ser una vitrina de los dueños de los medios de comunicación a nivel continental.
Prensa TVes/RNV

Encuentro entre Chávez y Lula refuerza la cooperación


Los presidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Hugo Chávez, de Venezuela, concluyeron una intensa jornada en el estado de Pernambuco donde visitaron las obras de una futura refinería binacional y dialogaron sobre temas de mutuo interés.

Al llegar a Recife, capital de Pernambuco, Chávez valoró de extraordinaria la propuesta brasileña de crear un consejo de defensa suramericano sin interferencia de Estados Unidos que debe servir para defender la independencia de los pueblos de la región en un mundo de imperialismos, neoimperialismos y guerras preventivas.

Posteriormente Lula y Chávez hicieron un recorrido por el puerto de Saúpe y visitaron el terreno preparado por la estatal brasileña PETROBRAS para edificar conjuntamente con Petróleos de Venezuela (PDVSA) una refinería binacional que procesará 200 mil barriles diarios de crudo, de los cuales cada país suministrará la mitad.

El momento fue aprovechado por los ejecutivos de PETROBRAS y PDVSA para avanzar en las negociaciones en curso y alcanzar un acuerdo de asociación catalogado por el director de abastecimiento de la empresa brasileña, Paulo Costa, como un avance que define los próximos pasos a dar hasta alcanzar los contratos definitivos.

De lo que será la refinería Abreu y Lima los dos jefes de Estado se desplazaron al centro de capacitación de obreros del astillero Atlántico Sul, que fabrica unidades de superficie para transporte de petróleo, y luego se dirigieron al Palacio de Gobierno de Pernambuco donde comenzaron las conversaciones y participaron en una cena.

Acuerdos energéticos, el proyecto de defensa suramericano, temas como la integración regional y situaciones que afectan la paz en Suramérica, como el conflicto generado por una acción militar colombiana en territorio ecuatoriano, conformaron la agenda de los mandatarios.

Paralelamente a ese diálogo hubo reuniones entre los ministros de Defensa, Energía, Educación, Ciencia y Tecnología, Industria y Desarrollo Agrario.

Chávez definió esta reunión, que forma parte del acuerdo con Lula de encontrarse periódicamente, como una de las más importantes desde el punto de vista del impulso a las relaciones bilaterales. (PL)

Fuente

miércoles, 26 de marzo de 2008

Exigen a Calderón condenar asesinato de estudiantes mexicanos por tropas colombianas

Estudiantes y profesores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) rechazaron la acción bélica de Colombia y exigieron al Gobierno del presidente Felipe Calderón que condene el asesinato de los jóvenes.

Universitarios y profesores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) marcharon el martes junto a los familiares de los jóvenes mexicanos asesinados por tropas colombianas en territorio ecuatoriano el pasado primero de marzo, y exigieron al Gobierno del presidente Felipe Calderón que condene el asesinato de los cuatro jóvenes.

La marcha avanzó por el campus universitario en medio de consignas que demandaban justicia, pedían castigo para los responsables de las muertes y reclamaban una firme denuncia de los hechos por parte del Ejecutivo mexicano.

"Permitir dicho acto seria convertir a la investigación social, al pensamiento y a la conciencia crítica del país, en un acto criminal", expresaron estudiantes de filosofía de la UNAM en el emotivo acto en el que rindieron homenaje a sus compañeros masacrados.
Restos de la masacre, obsérvese que algunos fueron rematados por la espalda
Los familiares de los cuatro jóvenes asesinados también clamaron justicia, rechazaron el silencio del Gobierno de Calderón y le exigieron condenar la acción bélica de Colombia.

"El Gobierno mexicano no puede quedar en silencio, que condene las consecuencias del bombardeo. El silencio es cómplice y puede convertirse en una cobardía de Estado", expresó la tía de la joven Lucía Andrea Morett, la única mexicana que sobrevivió al ataque colombiano.

"No queremos indemnización, no queremos dinero, perseguimos únicamente que un Gobierno criminal (de Colombia), títere de los Estados Unidos de norteamérica, pague por su crimen", sentenció por su parte Marcelo Franco, padre del joven Fernando Franco, una de las víctimas fatales del bombardeo.

Estudiantes y familiares solicitaron la intervención de los organismos nacionales e internacionales de derechos humanos, para presentar una denuncia ante las instituciones pertinentes y que se reconozca la masacre como crimen de lesa humanidad.

Rechazan criminalización de estudiantes

Los asistentes a la marcha rechazaron los señalamientos hechos por el Gobierno colombiano, que asegura que los estudiantes asesinados eran guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), lo que, a juicio de los manifestantes, sólo busca criminalizar a sus compañeros para justificar la masacre.

"Pretenden caracterizar a la pluralidad de pensamiento como algo indeseable que debe ser acallado y por ello demandamos el cese del linchamiento mediático de nuestros compañeros y de nuestra Casa de Estudios", expresaron en una declaración de la Asamblea estudiantil.

Los estudiantes de la UNAM pidieron a los mexicanos de todo el país protestar en contra de "la criminalización a los universitarios". Insistieron, una vez más, en que los jóvenes realizaban actividades de investigación académica.

"En la universidad tenemos investigadores no de 20 años sino de 60 años que van a investigar fenómenos sociales, guerrillas, levantamientos de todo tipo, procesos sociales, analizar todos los procesos sociales", comentó el estudiante Francisco Javier Sáenz.

Aseguraron, además, que días antes de que los estudiantes mexicanos visitaran el campamento de las FARC en Ecuador, estuvieron allí jóvenes chilenos y que estudiantes franceses esperaban también su turno.

En el documento leído al final de la actividad, la Asamblea estudiantil también denunció el manejo tendencioso que han hecho algunos medios de comunicación sobre el caso, y que incluso han acusado a la UNAM de ser "semillero de guerrilleros".

Emotivo homenaje

La emoción alcanzó su grado más alto durante el acto final efectuado en un teatro de la Facultad de Filosofía y Letras, donde cursaban estudios los estudiantes masacrados, al colocarse sobre la mesa presidencial las urnas con las cenizas de las víctimas.

En el acto, los familiares de los fallecidos tuvieron emotivas expresiones en recuerdo de los jóvenes asesinados y afirmaron que continuarán luchando por lograr que se castigue a los culpables.

Como parte de las medidas de protesta, los estudiantes y los familiares se concentrarán este miércoles frente a la embajada de Colombia en la capital mexicana, mientras que el viernes lo harán ante la cancillería de México.

TeleSUR - Pl / nn - ls - AV

Operación Blancanieves”, Ingrid Betancourt en la mira


Uno de los motivos principales que impulsa al régimen colombiano a actuar contra su pueblo, la razón y la ética, viene dado por su imposibilidad estratégica de derrotar a la guerrilla en el terreno político/militar, entendiéndose la existencia de la guerrilla dentro de la realidad colombiana como la respuesta de sectores populares a la feroz guerra desatada por la oligarquía y el imperio en contra de todo un pueblo.

Hoy es mucho más grande la desesperación dentro del régimen cuando constata que las FARC han logrado colocarse y colocar a Colombia en el centro del debate político y generar la participación de variados sectores internos e internacionales en torno al tema del acuerdo humanitario, como primer paso de un necesario debate en torno a un acuerdo nacional de mayores proyecciones.

La “Operación Blancanieves” (nombre ficticio), podría presentarse en la versión “oficial” como fruto de un encuentro casual entre las FFMM y el grupo guerrillero que la mantiene prisionera... dirían por ejemplo que la columna “x” de las FARC, mientras se trasladaba con Ingrid se topó a boca de jarro con alguna patrulla de las FFMM que casualmente pasaba por allí; que la guerrilla ejecutó en represalia a Ingrid en medio del enfrentamiento, sin que por supuesto las FFMM tuviesen idea que ella se encontraba allí.

Esta vez no les haría falta emplear bombas teledirigidas con láser, pues esto desnudaría que hubo planificación y alevosía de su lado; todo sería un casual tiroteo en medio de la jungla en el que evidentemente no quedarían testigos vivos; se ocultaría el asesinato de TODOS los guerrilleros custodia, diciendo por supuesto que algunos lograron escapar a la profundidad de la selva. Toda la información que se daría a conocer provendría de los reporteros que el régimen escogiese enviar a terreno y el mismo se prepararía minuciosamente para la consabida visita posterior de la comisión OEA y muchas otras.

La muerte de Ingrid Betancourt en estas condiciones no solo daría pretextos “irrefutables” al régimen para proseguir su guerra interminable, sino evitaría que ella, viva y libre, se transformase en un símbolo y paradigma insoportable para Uribe y sus próximos planes de reelección en camino.

Se hace preciso recordar comparativamente el hasta ahora inexplicado entorno en el que fueran asesinados los once diputados del Valle, ocurrido el 18 de junio 2007, pues estamos en el derecho de pensar que bien pudiera ello haberse tratado de la “primera acción” de masacre oficial destinada a sabotear los acuerdos humanitarios que están en agenda. En este sentido debieran las FARC dar a conocer con claridad pristina su versión de los sucesos ante todos los organismos nacionales e internacionales que fuera necesario y facilitar en la mayor medida posible las investigaciones tendientes a identificar el “grupo militar nn” que habría atacado el lugar en donde se encontraban retenidos los once diputados.

Los próximos días serán definitorios para quienes aspiran a la Paz; no se puede bajar la guardia y creer en ilusiones no refrendadas por la realidad.

Por Lucy Roessler
Siga leyendo . . .

lunes, 24 de marzo de 2008

Los guerreristas del gobierno colombiano


El presidente venezolano, Hugo Chávez, dijo hoy que se sentía "muy preocupado" por las declaraciones del ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, en las que calificó "la agresión contra Ecuador" de "guerra legítima".

"El ministro de Defensa de Colombia, una vez más, como si no hubiera pasado nada en el Grupo de Río y en la OEA, dijo ayer que Colombia ejerció contra Ecuador una acción de guerra legítima y que además están dispuestos a ir a cualquier lugar a buscar los terroristas en una acción similar", manifestó Chávez.

La referencia de Chávez a la posición de Santos se produjo durante la inauguración de unas instalaciones sanitarias en Maracaibo, extremo noroccidental del país.

"Es decir que si a Colombia se le ocurre puede venir a Maracaibo a tirar una bombas porque dicen que hay unos terroristas. Sería una locura, así que, presidente (Álvaro) Uribe, por el amor de Dios, ponga a buen recaudo a los voceros de la guerra como su ministro de Defensa, que es un vocero de la guerra, un vocero del imperialismo", expresó el gobernante venezolano.

"Estaba obligado a hacer este comentario porque bastante nos ha costado volver al camino de las buenas relaciones, porque, otra vez, las relaciones están tensas con Ecuador, con Venezuela, con los países vecinos", añadió Chávez.

El presidente venezolano también se refirió a la computadora de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que presuntamente se localizó durante el operativo militar en el campamento en Ecuador.

"Dígame el cuento de la computadora. No les extrañe que en esa computadora salga una foto mía con Bin Laden y Marulanda. Esperen esa foto. Chávez reunido con Marulanda, Bin Laden, Fidel Castro, Correa, Evo Morales, que no puede faltar. Esa foto viene", bromeó el presidente.

Chávez aseguró además, que quien está detrás de esa operación "es la central de inteligencia de Estados Unidos, la CIA".

El presidente añadió que el complemento a esa acción son los medios de comunicación al servicio del imperio, que distribuyen esas informaciones "y las repiten 50 veces".

Chávez afirmó que el objetivo final de estos incidentes es dividir a los países de América Latina.

"Esto de Colombia es parte de la ofensiva guerrerista del imperialismo. Están buscando un conflicto armado en Suramérica para dividirnos", señaló el gobernante.

La Organización de Estados Americanos (OEA) "rechazó" la semana pasada en una resolución la violación del territorio ecuatoriano por parte de Colombia para atacar un campamento clandestino de las FARC, en una operación en la que murió el número dos de esa guerrilla, "Raúl Reyes", y otras 24 personas.

La acción militar colombiana desencadenó una crisis con Ecuador y también con Venezuela que entró en vías de solución en la cumbre del Grupo de Río en Santo Domingo.

Fuente

Fidel Castro: Bush se imagina que Dios lo premiará por acelerar el día del Apocalipsis


En la segunda parte de su nueva reflexión titulada "Bush en el cielo", el líder cubano también cuestionó la más reciente declaración "ficticia o real" del jefe de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, que muy convenientemente es utilizada por Washington para justificar la supuesta "guerra contra el terror".

El líder cubano Fidel Castro, publicó este lunes la segunda parte de su más reciente reflexión, titulada "Bush en el cielo", en la que asegura que el mandatario estadounidense, George W. Bush, "se imagina que Dios lo premiará por acelerar el día del Apocalipsis y el Juicio Final, sentándolo después a su diestra en un lugar de honor".

"Bush se imagina que Dios lo premiará por acelerar el día del Apocalipsis y el Juicio Final, sentándolo después a su diestra en un lugar de honor", señala en su reflexión el líder cubano, de 81 años, quien además critica el discurso que el presidente estadounidense ofreció con motivo de las Pascuas.

Fidel Castro dice que sólo entonces Bush posiblemente "abandone los gestos de odio que acompañan sus discursos, para morar bajo el mismo techo junto con las almas de los seres humanos que exterminó en su guerra contra el terrorismo, la inmensa mayoría niñas y niños, adolescentes y jóvenes, mujeres y ancianos, a los que no hay razón alguna por la cual culparlos", expresa.

"El Antiguo Testamento habla de arcángeles que la ambición transformó en enemigos de Dios y fueron enviados al infierno. Es difícil desechar la idea de que en la cabeza de Bush están los genes de algunos de aquellos arcángeles", fustiga.

El ex mandatario cubano cuestionó la más reciente declaración "ficticia o real" del jefe de la red Al Qaeda, Osama Bin Laden, que coincidió con el quinto aniversario de la invasión que EEUU emprendió en Irak, y que muy convenientemente es utilizada por Washington para justificar la supuesta "guerra contra el terror".

"Al cumplirse el miércoles 19 de marzo cinco años de la estúpida guerra desatada en Irak, Bush echa mano de alguna declaración, ficticia o real de Bin Laden, (...) Nadie sacó nunca tanto provecho de tales materiales para moldear la opinión de los ciudadanos de Estados Unidos y muchos otros países del mundo con cultura y creencias similares, para justificar las brutales y genocidas guerras que tanto el imperialismo necesita", añade.

"Obsérvese simplemente el provecho que Bush saca año por año, desde el primer día de los hechos ocurridos el 11 de septiembre" de 2002.

Además, el líder cubano hizo mención a la actual campaña electoral en EEUU, con relación a la posición de los candidatos respecto a la invasión en Irak, y aseguró que "no existe nada más parecido a un manicomio" que las polémicas de los candidatos presidenciales de Estados Unidos, "lo que se discute es la guerra segura contra la guerra probable".

TeleSUR / nn - AV

La muerte de Raúl Reyes

Raul Reyes y Pastrana
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pierden al segundo hombre comandante de esa fuerza guerrillera cuando se encontraba en territorio ecuatoriano y fue bombardeado desde un avión, la madrugada del sábado, por los militares del ejército colombiano.

Su verdadero nombre es Luis Edgar Deiva Silva. Siendo joven trabajó para una planta de la compañía Nestle en el departamento del Caquetá. Fue sindicalista y por los años 70 tomó la decisión de unirse a la guerrilla iniciándose en el frente tercero que tenía influencia en la localidad de La Plata, departamento del Huila donde nació el 30 de septiembre de 1948.

En septiembre de 2007 se le vio en un video junto a su compatriota la senadora Piedad Córdoba, reunidos en un lugar cualquiera de la selva colombiana ya que fue designada por el presidente de Álvaro Uribe para que fuera mediadora junto con el presidente de Venezuela Hugo Chávez en el intercambio humanitario entre el gobierno y la guerrilla.

Esto sólo duró tres meses ya que por una llamada que hiciera la senadora Piedad Córdoba a un militar y luego pasarle el teléfono a Chávez, el mismo Uribe decidió en un momento inesperado que ellos no siguieran siendo lo mediadores, trayendo como consecuencia impase entre los presidentes. Las FARC, en desagravio al comandante Chávez deciden liberal de manera unilateral a las rehenes que tenían en su poder; a Clara y Consuelo, entregándoselas al presidente venezolano.

Allende La Paz, en su artículo para Anncol, escribió que: “El asesinato de Raúl Reyes es uno más en la estela de la oligarquía colombiana, esta vez representada por el régimen narco-paramilitar de Álvaro Uribe Vélez”.

A través de la televisión se vio cómo masacraron a los guerrilleros y la cara de alegría del general Oscar Naranjo cuando Juan Manuel Santos leía el comunicado del gobierno cuando en un principio mintieron al decir que fue un enfrentamiento y que no habían violado la soberanía del país fronterizo, Ecuador.

Murió el hombre que siendo sindicalista, quisieron matarlo y no pudieron. Después de 30 años en la guerrilla y a la edad de 59 años muere “Raúl Reyes”, con su pierna derecha cercenada y el ojo izquierdo vaciado por una esquirla a causa de las bombas lanzadas desde un avión por el ejército colombiano. Aquella madrugada 1º de marzo del 2008, murieron junto con él, unos 17 ó 20 guerrilleros de los cuales tres mujeres resultaron heridas.

¿Por qué se interesaron en secuestrar el cadáver de Raúl Reyes y el de Guillermo Enrique Torres, alias “Julián Conrado” conocido también como “el cantante de las Farc”, llevándolos al territorio colombiano? ¿Por qué no se llevaron a Doris, a Lucía Mouret (la estudiante) y a Martha que estaban heridas para que fueran atendidas en un hospital? A las mujeres y a los cadáveres de los otros guerrilleros los dejaron abandonados para que el ejército ecuatoriano se encargara de ellos. A los militares sólo les interesaban los del comandante Raúl y el de Julián Conrado para decirle al presidente Álvaro Uribe y al mundo que habían acabado con sus vidas.

Fuente

viernes, 21 de marzo de 2008

Resolución de la OEA y oposición al Grupo de Río

Haz click en cualquier video para verlo
Puedes ver otros en radiomundial.com.ve


Como se ha visto, solo México y EE.UU se oponen a la resolución porque están de acuerdo con invadir otros países para atacar el terrorismo y el narcotráfico.

miércoles, 12 de marzo de 2008

La revolución de los caracoles - Encuentros con los zapatistas


"Los zapatistas le brindan al mundo un modelo —y lo que es más importante, un lenguaje— con el cual imaginar de nuevo la revolución, la comunidad, la esperanza, la posibilidad. Aun si en el cercano futuro fueran derrotados definitivamente en su propio territorio, sus sueños, poderosos como son, no es probable que mueran."

Por Rebecca Solnit

La Garrucha, Chiapas. Yo crecí escuchando discos de acetato, densas espirales de información que tocábamos a 33 1/3 revoluciones por minuto. El uso original de la palabra revolución tenía este sentido —algo que giraba o se daba vuelta, la revolución de los cuerpos celestes, por ejemplo. Es interesante pensar que así como el término radical viene de raíz en latín y significaba ir a la raíz del problema, así revolución originalmente significa rotar, girar, retornar, completar un ciclo, algo que quienes viven según los ciclos agrícolas saben muy bien.

Vivimos tiempos revolucionarios, pero la revolución que vivimos y atravesamos es un lento girar (de una serie de creencias y prácticas a otra), una vuelta tan lenta que casi a toda la gente se le escapa observar que nuestra sociedad gira —o se rebela. El verdadero revolucionario tiene que ser tan paciente como un caracol.

La revolución no es algún cambio repentino que habrá de llegar, sino la muy transformadora y cuestionante atmósfera en que todos hemos vivido desde hace cincuenta años: por lo menos desde los asombrosos sucesos de 1989, cuando los pueblos de Europa oriental se liberaron sin mucha violencia de sus gobiernos totalitarios pro-soviéticos; en 1991, cuando el pueblo de Sudáfrica socavó el régimen blanco de apartheid de su país; en 1992 cuando los pueblos nativos del continente americano le dieron la voltereta al 500 aniversario de la llegada de Colón a este hemisferio, y reinvindicando que aquí siguen rescribieron la historia de un modo radical, o incluso en 1994 cuando este modo radical escribió un nuevo capítulo en el Sureste mexicano llamado zapatismo.

Hace cinco años, la revolución zapatista tomó como uno de sus símbolos principales el caracol, como animal y como figura espiral. Su revolución da vuelta en espiral hacia fuera y hacia atrás, alejándose de algunos de los colosales errores de la enajenación salvaje del capitalismo y la regimentación del industrialismo, y buscando modos antiguos y las pequeñas cuestiones. También gira en espiral hacia dentro mediante nuevas palabras y nuevos pensamientos. La maravillosa fuerza de los zapatistas viene de su ser, profundamente enraizado en el pasado antiguo (“enseñamos a nuestros niños nuestra lengua para mantener vivas a nuestras abuelas”, como dijo una mujer zapatista) y en lo profético del mundo a medio nacer donde, como dicen, muchos mundos son posibles. Ellos viajan en sus espirales a ambos lados.

Paisajes revolucionarios. A finales de 2007, llegué a su territorio en un memorable encuentro entre las mujeres zapatistas y el mundo. De algún modo, entre los milagros de las palabras y las ideas zapatistas que leía a la distancia, había perdido de vista cómo podría mirarse (o cómo debe mirarse) una revolución en el terreno.

Su rebelión también pretendió llevar al mundo por lo menos un paso más allá de la falsa dicotomía entre el capitalismo y el socialismo oficial de Estado tipo Unión Soviética. Esto fue la primera intuición de lo que era necesario que viniera después: una rebelión, por encima de todo, contra el capitalismo y el neoliberalismo. Catorce años después esto es un éxito pleno de cualidades: en el Chiapas controlado por los zapatistas muchas familias campesinas, sin tierra, cuentan hoy con sus parcelas; muchos que fueron sojuzgados hoy se gobiernan a sí mismos; muchos que fueron aplastados hoy tienen un sentido de lo que es gestión y poder. Desde su revolución, cinco áreas en Chiapas existen, mediante normas propias radicalmente diferentes, fuera del alcance del gobierno mexicano.

Más allá de eso, los zapatistas le brindan al mundo un modelo —y lo que es más importante, un lenguaje— con el cual imaginar de nuevo la revolución, la comunidad, la esperanza, la posibilidad. Aun si en el cercano futuro fueran derrotados definitivamente en su propio territorio, sus sueños, poderosos como son, no es probable que mueran. Y hay nubes en el horizonte: el presidente Felipe Calderón puede convertir lo que ha sido un conflicto de baja intensidad en Chiapas durante catorce años en una guerra de exterminio a todo vuelo.

Los zapatistas emergieron de la selva en 1994, armados con palabras y fusiles. Aunque estén rodeados por el ejército mexicano y los paramilitares locales se han mantenido en gran medida sin recurrir a la violencia, salvo en defensa propia. (Mantienen su propio ejército disciplinado, y una larga fila de tropas con el rostro cubierto y armadas con bastones patrullaban La Garrucha de noche.)

Los zapatistas generan más parafernalia que los grupos de rock: algunas de sus pegatinas y camisetas más recientes hablan de “el fuego y la palabra”.

Cuando se reorganizaron como Caracoles, los zapatistas abrevaron de los mitos mayas para explicar qué significaba para ellos ese símbolo. O lo hizo el subcomandante Marcos, atribuyéndole la historia, como suele hacerlo, al Viejo Antonio.

Los Caracoles son racimos de comunidades, pero descritas como espirales se extienden hacia fuera para abarcar al mundo entero comenzando desde dentro del corazón.

Cruzando el claro estaban las mujeres zapatistas con blusas bordadas o anchos cuellos y delantales ribeteados con hileras de listones que semejaban arcoiris invertidos —y los siempre presentes pasamontañas.

El primer atisbo me robó el aliento. Ver y escuchar a estas mujeres durante los tres días que siguieron, vivir brevemente en territorio rebelde, dar testimonio de la valentía zapatista que les da para desafiar a un ejército y a la ideología dominante en el mundo, de su imaginación que les permite inventar (o reclamar) una alternativa viable, es uno de los grandes pasajes de mi vida. Los zapatistas han sido para mí una hermosa idea, una inspiración, un nuevo lenguaje, una nueva clase de revolución. Al hablar en este Tercer Encuentro de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo, se volvieron un grupo específico de gente que lidia con problemas prácticos. Y pensé en Martin Luther King Jr. cuando dijo que había ido a la cima de una montaña.



Yo fui al bosque. El Encuentro se llevó a cabo en un auditorio parecido a un gran galerón con techo de lámina corrugada y vigas tan grandes que sólo pudieron provenir de los árboles locales, pues no habrían podido dar la vuelta en las curvas de los caminos vecinales. Las paredes de madera tenían colgados estandartes y estaban pintadas con murales.

Tres o cuatro veces al día, un hombre, en una tarima techada fuera del galerón, tocaba en un órgano un alegre fragmentito de la misma tonada [las dianas] y tal vez doscientos cincuenta mujeres zapatistas vestidas de muchos colores, con paliacates o pasamontañas, caminaban en una sola fila al interior del auditorio y se sentaban en el estrado en hileras de bancas sin respaldo. Las mujeres que veníamos de todo el mundo nos reuníamos en las bancas restantes. Entonces, por turnos, uno de los Caracoles hacía una breve declaración y juntaba las preguntas escritas. En el transcurso de cuatro días, los cinco Caracoles reflexionaron para todos en torno a los aspectos prácticos e ideológicos de su situación. Concisas y directas, las mujeres lidiaban con preguntas difíciles (y algunas preguntas de mala fe) con gran habilidad. Hablaban del reto de vivir una revolución que implica autonomía del gobierno mexicano, pero también de cómo las comunidades aprenden a gobernarse a sí mismas y a determinar por sí solas lo que significan la libertad y la justicia.



La rebelión zapatista ha sido feminista desde su inicio: muchos de los comandantes son mujeres —y este encuentro está dedicado a la memoria de la Comandante Ramona, ya fallecida, cuya imagen estaba por todas partes— y la liberación de las mujeres de las regiones zapatistas ha sido una parte fundamental de la lucha. Los testimonios dejan ver lo que esto significa: liberarse de los matrimonios forzados, del analfabetismo, de la violencia doméstica y de otras formas de subyugación. Las mujeres leían en fuerte, algunas de ellas nerviosas, con un enorme esfuerzo en sus voces, y esta lectura y escritura eran en sí mismas testimonio de la diseminación del alfabeto y del castellano como parte de la revolución. La primera lengua de muchos zapatistas es indígena, por lo que hablan castellano con una claridad declarativa y formal.

“No teníamos derechos”, dijo una de ellas refiriéndose a la época anterior a la rebelión. Otra añadió, “la parte más triste es que no podíamos entender nuestras dificultades, el por qué de los atropellos hacia nosotros. Nadie nos había hablado de nuestros derechos”.

“La lucha no es sólo para nosotras, es para todo el mundo”, dijo una tercera. Y otra nos dijo directamente: “Las invitamos a que se organicen como mujeres del mundo para poder sacarnos de encima al neoliberalismo, que nos ha hecho tanto daño a todas nosotras”.

Y hablaban de cómo mejoraron sus vidas desde 1994. La víspera de Año Nuevo, una mujer enmascarada declaró: “Nosotras pensamos que el responsable [de las opresiones] es el sistema capitalista, pero ya no tenemos miedo. Ellos nos han humillado demasiado tiempo, pero como zapatistas nadie nos va a maltratar. Si algunos de nuestros maridos todavía nos maltratan, sabemos que somos seres humanos. Ahora nuestros maridos y padres ya no nos maltratan tanto pues algunos maridos ya nos apoyan y nos ayudan y ya no deciden por nosotras”.

Hablaron también de todo el trabajo práctico de volver a hacer el mundo y liberar el futuro, de implementar nuevas posibilidades de educación, salud, organización comunitaria, y de los trabajos cotidianos de una nueva sociedad. Algunas llevaban a sus bebés —y sus vidas— al estrado.

Las zapatistas no obtuvieron un futuro seguro y fácil, pero han logrado la dignidad, una palabra grabada muchas veces en este encuentro y en declaraciones previas. Y han creado esperanza.

La velocidad de los caracoles y los sueños. Muchas de sus esperanzas se han realizado. El testimonio de estas mujeres responde en términos específicos: tierra recuperada, derechos, dignidad, libertad, autonomía, alfabetización, un buen gobierno local que obedece a la gente en vez de ponerle obstáculos. En estado de sitio, han creado comunidad entre las comunidades y la vuelcan al mundo.

Emergiendo de las selvas y el empobrecimiento, fueron una de las primeras voces claras contra la globalización corporativa —la agenda neoliberal que en los noventas parecía que iba a apoderarse del mundo. Eso, por supuesto, fue antes del sorpresivo bloqueo de la Organización Mundial de Comercio en Seattle en 1999 y de otras acciones de resistencia globales e innovadoras contra esa agenda y su impacto. Los zapatistas articularon una audaz rebelión indígena contra la invisibilidad, la falta de poder y la marginación —y eso fue antes de que otros movimientos indígenas, de Bolivia al norte de Canadá, tomaran su tajada de poder real en el continente americano.

Su visión representa la antítesis del mundo homogéneo imaginado tanto por los proponentes del “globalismo” como por las revoluciones modernistas del siglo veinte. Han caminado un largo trecho hacia la reinvención del lenguaje de la política. Han sido un faro para todos aquéllos que quieren que el mundo sea más creativo, más democrático, más descentralizado, más desde la base, más juguetón. Ahora, enfrentan la amenaza de que el gobierno mexicano embista a los Caracoles de resistencia, atropelle los derechos y la dignidad que encarnaron las mujeres aun cuando hablaban de ellas mismas —y haya mucho derramamiento de sangre.

Hemos llegado a un momento en que necesitamos fortalecer la solidaridad que muchos activistas en todo el mundo sienten por los zapatistas; fortalecerla de modo que podamos proteger las fuentes del “fuego y la palabra”: el fuego que calienta a los muchos que tienen corazón rebelde, la palabra que nos ha enseñado a imaginar de nuevo el mundo.

Estados Unidos y México, ambos tienen águilas como emblemas, animales de presa que atacan desde arriba. Los zapatistas escogieron al caracol, con su concha espiral, una criatura pequeña, fácil de pasar por alto que habla de modestia, humildad, cercanía con la tierra; del reconocimiento de que una revolución puede comenzar con un rayo pero se concreta lenta, paciente y constante. La vieja idea de la revolución era cambiar un gobierno por otro que nos liberara y cambiara todo. Más y más vamos entendiendo que el cambio es una disciplina que se vive día con día, y esas mujeres de pie frente a nosotras dan testimonio de ello: la revolución sólo garantiza el territorio donde puede cambiar la vida. Lanzar una revolución no es fácil, como lo demuestran los diez años de planeación anteriores al levantamiento zapatista de 1994. Vivir una también es difícil. Debemos contar con una fe y una disciplina que no nos fallen hasta erradicar las amenazas y los viejos hábitos —y más allá. La verdadera revolución es lenta.

Esto quiere decir, directamente, que uno puede volcarse hacia fuera y cambiar el Estado y las instituciones, lo que reconocemos como una revolución, o uno puede hacer sus propias instituciones más allá del alcance del Estado, lo que también es revolucionario. Esta creación (más que el simple acto de rebelarnos) es mucho la naturaleza de la revolución de nuestro tiempo, conforme la gente reinventa la familia, los asuntos de género, los sistemas alimentarios, el trabajo, la vivienda, la educación, la economía, la medicina, las relaciones entre los médicos y los pacientes, la imaginación del ambiente, y el lenguaje para hablar de ello, por no mencionar lo que logra la vida cotidiana.

Si los zapatistas tienen tiempo —el lento tiempo que se desdobla por entre la espiral y el viaje del caracol—proseguirán haciendo su mundo, ése que ilumina todo lo que nuestras vidas y nuestras sociedades pueden ser. Los testimonios en el auditorio terminaron el 31 de diciembre. A medianoche, a medio baile, la revolución cumplió catorce años. Ojalá y pueda por mucho tiempo continuar su espiral hacia dentro y hacia fuera.

Rebecca Solnit es una aguda cronista, ensayista e historiadora del paisaje y sus contenidos. Recientemente publicó una deliciosa Guía de campo para perderse (Viking, 2005). La última vez que acampó en un territorio rebelde fue como organizadora del Proyecto de Defensa Shosone (Western Shoshone Defense Project) que insiste —con buenas bases legales— que los shoshone de Nevada nunca le cedieron su territorio al gobierno de Estados Unidos. Dicha historia está contada en su libro de 1994, Savage Dreams: A Journey into the Landscape Wars of the American West, pero la subsecuente inspiración de los zapatistas es más evidente en Hope in the Dark: Untold Histories, Wild Possibilities. La versión íntegra de este trabajo apareció en TomDispatch.com el 16 de enero de 2008.

Fuente: Ojarasca 130 febrero 2008

Fernando Lugo defiende integración latinoamericana en reunión con presidenta argentina


El candidato a la presidencia de Paraguay por el Partido Alianza Patriótica por el Cambio (Papc), Fernando Lugo, visitó este lunes la ciudad de Buenos Aires donde se reunió con la presidenta argentina Cristina Fernández, a quien ratificó la necesidad de seguir impulsando políticas de integración latinoamericana.

"No queremos seguir desentonando en el concierto de las naciones, queremos integrarnos a esa gran América Latina progresista, esa América Latina de San Martín, Bolívar. Esa América Latina grande, integrada, unida, y ese sueño lo queremos hacer realidad pronto", dijo Fernando Lugo.

El ex obispo también recibió el apoyo de las Madres de Plaza de Mayo, quienes reconocieron en su fuerza política, un eslabón valioso para la integración latinoamericana.

Hebe de Bonafini, líder de las Madres, en declaraciones a TeleSUR señaló que la candidatura de Lugo "es un cambio fundamental en el Paraguay y en Latinoamérica que tanto necesitamos, así que apoyamos (a Lugo) porque lo necesitamos, porque nos parece maravilloso y Paraguay lo necesita".

Acompañado por su candidato a vicepresidente, Federico Franco, Lugo tomo contacto con algunos de sus compatriotas en Argentina donde hay unos 400 mil paraguayos habilitados para votar, sobre un total de dos millones y medio de residentes.



En este sentido, durante la entrevista con Fernández, el candidato Lugo pidió a la jefa de Estado que apoye la posibilidad de que los paraguayos que residen en Argentina tengan facilidades laborales y de traslado, para viajar a su país a votar en las elecciones del próximo 20 de abril.

Antes de reunirse con Fernández, Lugo prometió a la colectividad paraguaya que los comicios del 20 de abril supondrán un punto de inflexión en la historia de su país porque "se pondrá un corte a 60 años de hegemonía del Partido Colorado".

"Paraguay cambiará y esta vez no se trata de cambiar un Presidente, sino de hacer un Paraguay diferente", destacó antes de indicar que su país "levantará vuelo y volverá a acoger a los miles de paraguayos que andan deambulando por el mundo".

Lugo manifestó estar "alegre" por haber encontrado "tanta receptividad" en Argentina y prometió un país "sin excluidos y sin perseguidos ideológicos, ni religiosos, ni étnicos".

"Haremos un Gobierno abierto al mundo, a las nuevas tendencias, a un Mercosur con mayor simetría y a otras regiones. Recuperamos nuestra dignidad como nación", sostuvo y comprometió para lograr este cambio a "todos los paraguayos, a los de afuera y a los de adentro".

Fernando Lugo indicó que "sus principales enemigos serán la corrupción, la pobreza y la ignorancia", dijo que convocará a "una gran mesa de reconciliación nacional" y que a la administración pública irán los mejores hombres, sin distinción de sectores políticos.

Fernández ya había recibido a comienzos de febrero al general retirado y candidato presidencial por el Partido Unión Nacional de Ciudadanos Eticos (Unace, derecha), Lino Oviedo.

Además de Lugo y Oviedo, aspiran a la presidencial paraguaya el empresario Pedro Fadul y Blanca Ovelar, candidata del gobernante Partido Colorado.

TeleSUR

lunes, 10 de marzo de 2008

Piedad Córdoba: Entrega de una mujer a la causa de la paz y libertad


(Por Hernán Mena Cifuentes) La mujer, ese ser único que celebra hoy su día, alcanza sumo grado de felicidad cuando tiene un hijo y el mayor dolor que ser humano alguno pueda sentir al perderlo en una guerra. Lo único con que sueña a partir de entonces, es con la paz y, esa paz es la que busca una mujer que sufre por la muerte de miles de colombianos, que están muriendo en una absurda guerra, por ser madre, y por amarlos como sus propios hijos. Esa mujer se llama Piedad Córdoba.

En su constante peregrinar por el mundo tras las huellas de la paz, Piedad, ha cosechado éxitos notables, como lograr, con el presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, la liberación de 6 personas que volvieron a la libertad y con ello a la vida, gracias a la gestión de ambos y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que en un acto unilateral los entregó como muestra de voluntad para alcanzar el canje humanitario que ponga fin al conflicto armado y social que desde hace más de medio siglo sufre Colombia.

En cumplimiento de esa noble misión, la vio por televisión el mundo entero, al pie de una colina, haciendo un rítmico y breve palmoteo en algún punto de la selva del Guaviare, y luego salir de lo alto de la zona donde se hallaban ocultos en la maleza, esperando su señal, el grupo de 4 senadores custodiados por una columna de guerrilleros de las FARC que durante más de seis años los mantuvo retenidos.

No era la primera vez que Piedad Córdoba cumplía ese tipo de misión. Varias veces se ha internado en lo profundo de esa jungla colombiana para entrevistarse con los líderes de la guerrilla, a fin de ultimar detalles orientados a la entrega de cautivos, como ocurrió el pasado 10 de enero cuando fueron entregadas 2 mujeres, en el marco de la mediación humanitaria que esa abnegada mujer venía adelantando con Chávez.

Para ello, arrostró toda clase de riesgos y peligros para reunirse con el Comandante Raúl Reyes, asesinado vilmente el sábado pasado junto con otros 20 combatientes de las FARC, durante la ilegal y cobarde agresión de las tropas del ejército colombiano que, violando la soberanía del territorio ecuatoriano y con apoyo logístico de Estados Unidos (EEUU) y la participación de judas “informantes” que delataron la ubicación de los guerrilleros, masacraron a Reyes y a sus compañeros mientras dormían.



Sin embargo, y a pesar de la muerte del comandante guerrillero, que significó un golpe para las FARC y también para el ansiado canje humanitario que no quiere ni Álvaro Uribe ni su amo el Imperio, ni sus cómplices, la oligarquía y los militares colombianos, Piedad continúa en pie de lucha y no desmaya en su tarea pacificadora.

Este jueves se reunió con dos mujeres, valerosas y dignas y como ella, a fin de estudiar nuevas rutas que le lleven a la meta que persigue, que es la paz para Colombia.

Se entrevistó con la presidenta argentina, Cristina de Kirchner, y con Yolanda Pulecio, progenitora de Ingrid Betancourt, símbolo de la lucha de una madre por la libertad de su hija, cuya liberación, junto con la de otros 11 cautivos de las FARC estaba a punto de darse gracias a la gestión que en ese sentido adelantaba el presidente Rafael Correa de Ecuador, pero que fue interrumpida por la criminal incursión del ejercito neogranadino que culminó con la masacre de Reyes y sus camaradas.

Y es que Piedad, no sólo se ha constituido en la abanderada de la paz en su país sino en la colombiana mas representativa del movimiento latinoamericano feminista, como impulsora, desde su curul en el Senado, de proyectos en favor de los Derechos Humanos, como la defensa y protección de las madres cabeza de familia; contra la violencia intrafamiliar y la corrupción.

Su participación en eventos que le han ganado reconocimiento mundial, siendo premiada por destacadas instituciones y publicaciones del país y del exterior.



No tiene Piedad Córdoba el carisma y magnetismo arrollador de un Chávez, pero sí, esa tierna y cálida mirada que emana de las mujeres Caribe heredada de sus ancestros, bajo la cual disimula el vigor y voluntad que le han llevado a transitar por todos los caminos imaginables en busca de paz y libertad para su pueblo, para lo cual escogió como guía y compañero de lucha al Comandante Hugo Chávez.

Posee también la virtud de la modestia, especie de timidez que le permite, gracias al bajo perfil con que actúa, desarrollar con mayor efectividad su labor de luchadora siempre activa y dispuesta a enfrentar los retos que se impone y los peligros a los que se ve expuesta por parte de enemigos tan brutales e implacables que utilizan los métodos más deleznables para tratar de impedir su labor de patria.

A los insultos que recibe a veces, mientras viaja divulgando su misión humanitaria, se suman anónimas amenazas de muerte enviadas por sicarios y funcionarios; falsas acusaciones de los medios cipayos y la absurda y ridícula propuesta de un parlamentario, que pide condenarla por “Traición a la Patria”, cuando es él, junto con sus compañeros los parapólíticos, los que han traicionado a Colombia.

Esa campaña de falacias y ofensas desplegada contra la senadora Córdoba evidencia la desesperación de un enemigo incapaz de intimidarla o detenerla, y sus maniobras, signo de impotencia, evocan las palabras del Hidalgo Caballero Don Quijote de la Mancha, cuando, dirigiéndose a su escudero le dijo: “Ladran Sancho, señal de que avanzamos.”

Su amor le ha hecho llegar hasta los oscuros calabozos donde se hayan encerrados luchadores como ella; a palacios presidenciales, a los barrios marginales donde el hambre acecha a los niños y sus madres y a la selva colombiana donde batallan contra el poder de un Imperio y sus vasallos, los combatientes de las FARC, la más antigua guerrilla del mundo, al mando del mítico y legendario Manuel Marulanda, Antonio Marín, o “Tiro Fijo”, el más viejo guerrillero del planeta.

Y mientras que el ideal que persigue no se cumpla, esa mujer que anda en pos de ese sueño que es la vida y la paz, opuestas a la muerte y a la guerra de Álvaro Uribe, seguirá recorriendo cielo, mar y tierra, segura de que, más temprano que tarde, habrá de ver hecho realidad ese derecho irrenunciable e inalienable que el Imperio, el Estado y la oligarquía, le han negado a sus hijos, y para ello, cuenta con Hugo Chávez, quien supo aprender de Bolívar, el don invaluable de la constancia que convierte las derrotas en victoria.

Fuente

sábado, 8 de marzo de 2008

LA HORA DE LA PAZ Y LA MAGIA DE CHAVEZ EN QUISQUEYA


CUMBRE. Una cumbre de río, con marejada y mar de fondo, en esa bella tierra dominicana, anunciaba tempestad. Durante horas quienes pudimos estar siguiendo por Tv. los acontecimientos, observábamos como -sin tapujos ni medias tintas- los mandatarios de Ecuador -con indignada razón- y el de Colombia -con sus razonamientos-, nos mostraban lo profundo y grave del problema, de las diferencias de enfoque, del tamaño de la crisis, consecuencia directa y producto de un conflicto armado interno -como el colombiano- desbordante y desbordado, que amenaza la paz regional.

CONFLICTO INTERNO. Un conflicto, el de Colombia, con raíces profundas en el tiempo y en las razones que lo motivaron, pero que merece ser resuelto más temprano que tarde por la vía político-diplomática, como ocurrió en El Salvador y Guatemala, por citar casos cercanos a nosotros. En fin, un conflicto interno que termina arrastrando y envolviendo, quiérase o no, a países vecinos de Colombia como el nuestro y que padecen los ecuatorianos (y ahora se conoce más de ese padecimiento) y también los panameños.

Un conflicto interno, que así como internacionaliza los problemas, los regionaliza, tendrá necesariamente que internacionalizar las soluciones. Ojalá nuestros hermanos colombianos (y nosotros como venezolanos somos hermanos siameses) hubiesen podido -por sí mismos- en todos estos años, haber encontrado fórmulas de entendimiento superadoras del problema. No ha sido así; hay un empantanamiento en el terreno militar y no debería el gobierno de esa hermana República caer hoy en el espejismo de los triunfalismos engañosos.

Mejor será entender y aceptar que llegó la hora de abrir espacios, y la mente (por quien tiene la responsabilidad y el compromiso -humano- de conducir ese proceso, por ser quien conduce hoy los destinos de la patria colombiana), para construir y darle una oportunidad -definitiva- al diálogo y la negociación, para avanzar en serio y sumar a los actores clave -dentro y fuera de sus fronteras- dispuestos a dar su aporte a la paz; en fin, para trabajar con quienes contribuyan, aseguren y garanticen un exitoso e irreversible proceso hacia la paz duradera, con justicia, en la querida Colombia. Esa es la gran demanda del pueblo colombiano y de toda Nuestra América. Y no hay tiempo que perder.

MAGIA. Hugo Chávez, el mago que supo calmar los ánimos encendidos, las pasiones y tensiones encumbradas, que llamó a la reflexión y a la acción, que se sacó de bajo la manga dos bellas “cartas”, que supo motivar a Quisqueya, al anfitrión, para crear ese ambiente -mágico- superador de dificultades. Que lanzó un salvavidas a tiempo a quien estaba contra las cuerdas. En fin, un líder, un hacedor, que hoy puso en escena sus mejores dotes de estadista y generó con su magia el ambiente para el anhelado final feliz de una cumbre que abre hoy caminos a la esperanza y a la paz. Que orgullo.



FINAL FELIZ. Una cumbre con final feliz, con heridas aún por cicatrizar, pero que desactiva el detonante que amenazaba con arrastrarnos a una “vorágine”. Una cumbre histórica esta la de Río, que demuestra que el diálogo es una apuesta segura, el camino necesario hacia la negociación y la resolución de conflictos, por más complejos e insolubles que puedan parecer. Un ejemplo, una lección.

Sin duda, todos podemos estar de plácemes, hay mucho por recorrer en el camino hacia la paz, pero hoy se abrió una puerta y dimos un paso de gigante, que tendrá consecuencias positivas. Somos optimistas. Fue un gran día para la América latinocaribeña; funcionó la diplomacia presidencial. La diplomacia bolivariana se encumbró. Bolívar Vive.

Por José Manuel Soto

Momentos de la Cumbre de Río


www.Tu.tv


Tras largar horas de debate durante la XX Cumbre del Grupo de Río, el presidente de República Dominicana, anfitrión del evento regional, retomó las palabras del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, y llamó a la reconciliación de los jefes de Estado de Colombia, Ecuador y Venezuela, así como a la paz dentro de los países suramericanos.

viernes, 7 de marzo de 2008

Una frontera muy caliente

Jorge E. Botero

Los casi 400 kilómetros de frontera entre Colombia y Ecuador se han convertido en una de las zonas más calientes del continente americano. Compuesta por zonas de alta montaña en la cordillera de los Andes, pero también por enormes extensiones selváticas atravesadas por decenas de ríos, la frontera entre ambos países es escenario de todo tipo de conflictos.

El principal es el armado. Allí habita también el espinoso asunto de los cultivos ilícitos de coca y amapola, así como el de la migración masiva y constante de colombianos hacia el otro lado de la línea fronteriza.

En cuanto al tema armado, la situación es tan compleja que recientemente el Ministro de Defensa de Ecuador dijo que su país no limitaba al norte con Colombia, sino con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). La actividad militar en el área, tanto de montaña como de selva, es constante. Se libran decenas de combates diariamente, y es muy frecuente que durante éstos tanto la insurgencia como el ejército colombiano se muevan de un lado a otro en la línea fronteriza, establecida principalmente por los ríos San Miguel y Putumayo.

Consecuencia de lo anterior es el éxodo continuo de familias campesinas de Colombia hacia el país vecino, donde reciben protección y una precaria atención social y económica. El ACNUR, organización mundial que atiende el tema de los desplazados y refugiados, ha calificado dicho éxodo de “una de las peores tragedias humanitarias en el hemisferio occidental”.

Otro asunto que genera constantes roces entre los gobiernos de Colombia y Ecuador es el de la fumigación de cultivos ilícitos. Ecuador ha exigido airadamente a su vecino que suspenda esa acción en las áreas fronterizas, alegando que causa graves daños ambientales y de salud pública. Con pruebas en la mano, Quito ha llevado el tema ante organizaciones internacionales, en las cuales ha podido demostrar que el uso de fungicidas causa daños a cultivos, animales y a la salud de los habitantes de las regiones limítrofes.

Al tomar posesión como presidente de Ecuador, Rafael Correa se declaró neutral frente al conflicto colombiano y su gobierno se ha negado a calificar a las FARC de terroristas, actitud que ha sido vista con malos ojos por el gobierno de Bogotá.

Por Jorge Enrique Botero
Fuente

Rafael Correa: Reflexiones del compañero Fidel Castro



Tras recordar su encuentro y diálogo con el actual presidente ecuatoriano Rafael Correa, meses antes de la campaña electoral donde pensaba presentarse como candidato a esa magistratura, Fidel Castro denuncia que el imperialismo acaba de cometer un monstruoso crimen en esa nación. El líder cubano sostiene que no puede aceptarse la acción realizada con satélites y bombas yanquis, pues sentaría un peligroso precedente, y afirma que Correa tiene pruebas irrefutables para acusar al gobierno colombiano.

Recuerdo cuando nos visitó, meses antes de la campaña electoral donde pensaba presentarse como candidato a la Presidencia de Ecuador. Había sido Ministro de Economía del gobierno de Alfredo Palacio, médico cirujano con prestigio profesional, que también nos había visitado en su condición de Vicepresidente, antes de acceder a la presidencia, por situaciones imprevistas que se dieron en Ecuador. Este había sido receptivo a un programa de operaciones oftalmológicas que le ofrecimos como forma de cooperación. Existían buenas relaciones entre ambos gobiernos.

Correa, no hacía mucho, había renunciado al Ministerio de Economía. Estaba inconforme con lo que calificó de corrupción administrativa promovida por Oxy, empresa extranjera que exploró e invirtió importantes sumas, pero que se quedaba con cuatro de cada cinco barriles de petróleo extraído. No habló de nacionalizar, sino de cobrarle elevados impuestos que asignaba de antemano a inversiones sociales pormenorizadas. Ya había aprobado las medidas y un juez las declaró válidas.

Como no mencionaba la palabra nacionalizar, pensé que experimentaba temor al concepto. No me extrañaba, porque era economista graduado con grandes reconocimientos por una conocida universidad de Estados Unidos. No me ocupé mucho en profundizar, lo acosaba con preguntas del arsenal acumulado en la lucha contra la deuda externa de América Latina en 1985 y de la propia experiencia cubana.

Existen inversiones de riesgo sumamente altas y de sofisticada tecnología, que ningún país pequeño como Cuba y Ecuador podría asumir.

Como estábamos ya en el año 2006 decididos a impulsar la revolución energética, que fuimos el primer país del planeta en proclamar como cuestión vital para la humanidad, le había abordado el tema con especial énfasis. Me detuve, había comprendido una de sus razones.

Le conté la conversación que hacía poco había sostenido con el presidente de la empresa española REPSOL. La misma, asociada a otras empresas internacionales, acometería una operación costosa para perforar en el fondo del mar, a más de 2 000 metros de profundidad, con empleo de sofisticadas tecnologías, dentro de las aguas jurisdiccionales de Cuba. Dije al jefe de la empresa española: ¿Cuánto vale un pozo exploratorio? Le hago la pregunta porque queremos participar aunque sea en el uno por ciento del costo, deseamos saber lo que ustedes quieren hacer con nuestro petróleo.



Correa, por su parte, me había contado que de cada cien dólares que extraían las compañías, solamente veinte iban para el país; ni siquiera entraban en el presupuesto, expresó, se dejaban en un fondo aparte para cualquier cosa menos para mejorar las condiciones de vida del pueblo.

Yo derogué el fondo, me dijo, y asigné 40 por ciento para educación y salud, desarrollo tecnológico y vial, el resto para recomprar la deuda si el precio de la misma nos favorecía, o de lo contrario invertirlo en otra cosa más útil. Antes teníamos que comprar cada año una parte de esa deuda que se encarecía.

En el caso del Ecuador ―me añadió― la política petrolera rayaba en traición a la patria. ¿Por qué lo hacen?, le pregunto. ¿Por miedo a los yanquis o presión insoportable? Me responde: Si tienen un Ministro de Economía que les dice que privatizando mejora la eficiencia, usted puede imaginarse. Yo no hice eso.

Lo estimulo a seguir y me explica con calma. La compañía extranjera Oxy es una empresa que ha roto su contrato y de acuerdo con la ley ecuatoriana se requiere la caducidad. Significa que el campo operado por esa empresa tiene que pasar al Estado, pero por presiones de los yanquis el gobierno no se atreve a ocuparlo, se crea una situación no contemplada por la legislación. La ley dice caducidad y nada más. El juez de primera instancia, que era presidente de PETROECUADOR, lo hizo así. Yo era miembro de PETROECUADOR y nos llamaron de urgencia a una reunión para expulsarlo del cargo. Yo no asistí y no pudieron despedirlo. El juez declaró la caducidad.

¿Qué querían los yanquis?, pregunto. Querían una multa, explica él rápido. Escuchándolo comprendí que lo había subestimado.

Yo estaba apurado por multitud de compromisos. Lo invité a presenciar el encuentro con un numeroso grupo de profesionales cubanos altamente calificados que partirían para Bolivia, a fin de integrarse a la Brigada Médica; esta cuenta con personal para más de 30 hospitales, entre otras actividades 19 posiciones quirúrgicas que pueden realizar más de 130 mil operaciones oftalmológicas por año; todo bajo forma de cooperación gratuita. Ecuador dispone de tres centros similares con seis posiciones oftalmológicas.

La cena con el economista ecuatoriano fue ya entrada la madrugada del 9 de febrero de 2006. Apenas hubo puntos de vista que yo no abordara. Le hablé hasta del mercurio tan dañino que las industrias modernas esparcen por los mares del planeta. El consumismo fue por supuesto un tema enfatizado por mí; el alto costo del kiloWatt/hora en las termoeléctricas; las diferencias entre las formas de distribución socialista y comunista, el papel del dinero, el millón de millones que se gasta en publicidad sufragado forzosamente por los pueblos en los precios de las mercancías, y los estudios realizados por brigadas sociales universitarias que descubrieron, entre los 500 mil núcleos de la capital, el número de personas ancianas que vivían solas. Expliqué la etapa de universalización de los estudios universitarios en que estábamos envueltos.

Quedamos muy amigos, aunque tal vez se llevara la imagen de que yo era autosuficiente. Si eso ocurrió, fue realmente involuntario por mi parte.

Desde entonces observé cada uno de sus pasos: proceso electoral, enfoque de los problemas concretos de los ecuatorianos, y victoria popular sobre la oligarquía.

En la historia de ambos pueblos hay muchas cosas que nos unen. Sucre fue siempre una figura extraordinariamente admirada junto a la de El Libertador Bolívar, quien para Martí, lo que no hizo en América está por hacer todavía, y como exclamó Neruda, despierta cada cien años.

El imperialismo acaba de cometer un monstruoso crimen en Ecuador. Bombas mortíferas fueron lanzadas en la madrugada contra un grupo de hombres y mujeres que, casi sin excepción, dormían. Eso se deduce de todos los partes oficiales emitidos desde el primer instante. Las acusaciones concretas contra ese grupo de seres humanos no justifican la acción. Fueron bombas yanquis, guiadas por satélites yanquis.

A sangre fría nadie absolutamente tiene derecho a matar. Si aceptamos ese método imperial de guerra y barbarie, bombas yanquis dirigidas por satélites pueden caer sobre cualquier grupo de hombres y mujeres latinoamericanos, en el territorio de cualquier país, haya o no guerra. El hecho de que se produjera en tierra probadamente ecuatoriana es un agravante.

No somos enemigos de Colombia. Las anteriores reflexiones e intercambios demuestran cuánto nos hemos esforzado, tanto el actual Presidente del Consejo de Estado de Cuba como yo, de atenernos a una política declarada de principios y de paz, proclamada desde hace años en nuestras relaciones con los demás Estados de América Latina.

Hoy que todo está en riesgo, no nos convierte en beligerantes. Somos decididos partidarios de la unidad entre los pueblos de lo que Martí llamó Nuestra América.

Guardar silencio nos haría cómplices. Hoy a nuestro amigo, el economista y presidente del Ecuador Rafael Correa, quieren sentarlo en el banquillo de los acusados, algo que no podíamos siquiera concebir aquella madrugada del 9 de febrero de 2006. Parecía entonces que mi imaginación era capaz de abarcar sueños y riesgos de todo tipo, menos algo parecido a lo que ocurrió la madrugada del sábado 1º de marzo de 2008.

Correa tiene en sus manos los pocos sobrevivientes y el resto de los cadáveres. Los dos que faltan demuestran que el territorio de Ecuador fue ocupado por tropas que cruzaron la frontera. Puede exclamar ahora como Emilio Zola: ¡Yo acuso!


Fuente

OEA resuelve que Colombia violó la soberanía de Ecuador


El Consejo Permanente de la OEA aprobó este miércoles una resolución que afirma que Colombia violó la soberanía de Ecuador al invadir su territorio para bombardear un campamento de las FARC. La aprobación fue anunciada por el presidente del Consejo, el embajador de Bahamas, Cornelius Smith, precedida de un fuerte aplauso de los asistentes.

La resolución define la formación de una misión liderada por el secretario general de la organización, José Miguel Insulza, y un máximo de cuatro embajadores, la cual elaborará un informe sobre el conflicto, cuyo contenido será presentado ante la reunión regional de cancilleres para el 17 de marzo.

Ecuador dijo estar satisfecho con el resultado, tras unas 14 horas de negociación, mientras Colombia remarcó que la comisión liderada por Insulza tendrá mucho trabajo, debido a las diferencias entre los dos países que deben ser resueltas.

Tras la aprobación, Nicaragua mostró su desacuerdo con la resolución. En tanto, Venezuela aceptó el texto y Estados Unidos expresó preocupación por un párrafo relacionado al cumplimiento de "tratados y otras fuentes del derecho internacional".

Según fuentes diplomáticas, la aprobación se retrasó porque Estados Unidos no estaba de acuerdo con decir que Colombia violó la soberanía y el territorio ecuatoriano, pues el ataque estaría justificado en el ámbito de la lucha de Bogotá contra las FARC.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), son consideradas un grupo terrorista por Bogotá, Washington y la Unión Europea.

En tanto, Brasil, Argentina, Perú, México y Bolivia felicitaron a ambos países por la resolución. "Esta resolución es importante para la paz que queremos preservar", dijo Osmar Chiofi, embajador de Brasil ante la OEA.

El conflicto comenzó después de una incursión de las Fuerzas Armadas de Colombia en territorio ecuatoriano en la que se dio muerte al líder de las FARC conocido como Raúl Reyes.

Previamente, había trascendido que la OEA había llegado a un acuerdo con Ecuador y Colombia sobre una resolución que admitía, pero no condenaba, que Bogotá violó la soberanía e integridad territorial de su vecino al bombardear un campamento rebelde en una zona de la frontera, según aseguraron fuentes cercanas a ambas delegaciones.

Las partes llegaron a un acuerdo sobre el texto de la resolución tras arduas negociaciones que empezaron en la tarde del martes y siguieron en un pequeño grupo de trabajo liderado por el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, la mañana del miércoles.



Texto de resolución de OEA sobre Ecuador-Colombia

Considerando:

Que en la madrugada del sábado 1 de marzo de 2008 fuerzas militares y efectivos de la policía de Colombia incursionaron en territorio del Ecuador, en la provincia de Sucumbíos, sin consentimiento expreso del gobierno del Ecuador, para realizar un operativo en contra de miembros de un grupo irregular de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que se encontraba clandestinamente acampando en el sector fronterizo ecuatoriano.

Que el hecho ocurrido constituye una violación de la soberanía y de la integridad territorial del Ecuador y de los principios del derecho internacional.

Que este hecho ha producido una grave crisis entre estos dos países, provocando la ruptura de relaciones entre ambos estados y una grave tensión en la región.

Que de acuerdo con el artículo 84 de la Carta, es función de la OEA velar por el mantenimiento de relaciones de amistad entre los estados miembros, utilizando procedimiento que esa misma carta señal;

Resuelve:

1. Reafirmar el principio de que el territorio de un estado es inviolable y no puede ser objeto de ocupación militar ni de otras medidas de fuerza tomadas por otro estado, directa o indirectamente, cualquier fuera el motivo, aun de manera temporal.

2. Constituir una comisión encabezada por el secretario general e integrada por cuatro embajadores designados por éste, que visite ambos países recorriendo los lugares que las partes le indiquen, eleve el correspondiente informe a la reunión de consulta de ministros de relaciones exteriores y proponga fórmulas de acercamiento entre ambas naciones.

3. convocar, al amparo de lo dispuesto en los artículos 61, 62 y63 de la carta de la OEA, a una reunión de consulta de ministros de relaciones exteriores para el lunes 17 de marzo de 2008, en la sede de la OEA, con el fin de que examine los hechos y formule las recomendaciones pertinentes.

Fuente

miércoles, 5 de marzo de 2008

Diez tesis para solucionar el conflicto Colombia-Ecuador-Venezuela


1. La responsabilidad del conflicto

La responsabilidad exclusiva del conflicto es del gobierno colombiano que violó premeditadamente en forma militar la soberanía e integridad territorial del Ecuador, hecho agraviado por un telefonema del Presidente Álvaro Uribe, en el cual trató de evadir su responsabilidad mintiéndole al Presidente Rafael Correa.

2. El motivo de la agresión

El motivo de esta violación del derecho internacional es el intento del binomio Bogotá-Washington, de destruir el proceso de paz, iniciado por la doble liberación unilateral de rehenes por parte de la guerrilla de las FARC. El eje Uribe-Bush ofrece solo dos opciones a la guerrilla: la capitulación incondicional o la destrucción física. Por eso ha tratado y tratará de impedir cualquier solución negociada.

3. El costo político

El costo político de la agresión a Ecuador y de la muerte de Raúl Reyes fue fríamente aceptado por el gobierno colombiano, porque sabía, como confirma la vocçera de la Cancillería francesa, Pascale Andreani, que Raúl Reyes era el enlace de la guerrilla ante Francia, España y Suiza; tres países europeos designados como facilitadores en los diálogos con las autoridades colombianas.

4. El conflicto es regional, no bilateral

Contrario a lo expuesto por algunos analistas, el conflicto no es bilateral (Colombia-Ecuador), sino hemisférico y mundial. La agresión militar colombiana refleja el choque entre dos proyectos hemisféricos: el estadounidense, basado en la Doctrina Monroe de la soberanía limitada de las naciones latinoamericanas; y el proyecto del desarrollismo democrático y de autonomía regional de las fuerzas bolivarianas y latinoamericanistas, del continente.

Los avances en la integración económica (ALBA), financiera (Banco del Sur) y política (Unasur) dieron un salto cualitativo recientemente, cuando el Ministro de Defensa del Brasil anunció en Buenos Aires la constitución de un “Consejo de Defensa de América del Sur” para octubre de este año, en lo que representa un desafío directo a la Doctrina Monroe.




Los objetivos estratégicos de ambos proyectos hemisféricos son incompatibles, mientras Washington mantenga su visión monroeista y su posicionamiento actual ante la multipolarización del sistema mundial, que prevén el control del petróleo venezolano, de la Amazonia brasileña, del acuífero del Guaraní y el triunfo del separatismo en Bolivia, Ecuador y Venezuela (Zulia), según el modelo de Kosovo.

Las dos puntas de lanza de la infraestructura militar de Washington, para impedir el futuro avance de la integración latinoamericana, encabezado actualmente por Brasil, son Colombia y la Cuarta Flota estadounidense, que Washington pretende reactivar y potenciar este año.

5. Chocan dos culturas de derecho

Parte esencial del conflicto es el choque entre dos culturas de derecho. La del Estado de Derecho, desarrollada en gran medida por las revoluciones burguesas, tiene su esencia en la protección del ciudadano ante el poder del Estado (el Leviatán) y en la convivencia pacífica de sujetos de derecho diversos, motivados por intereses divergentes.

Desde el ataque terrorista a las torres gemelas en Nueva York, Washington ha procurado sustituir esa histórica cultura de derecho y de protección del ciudadano ante el Estado, mediante el regreso a la ley del más fuerte, enmascarada por doctrinas pseudos-jurídicas como la guerra contra “el terrorismo” y los procedimientos de la inquisición (legitimación de la tortura, cancelación del derecho a debido proceso, etc.). Por eso, la condenación clara de los gobiernos latinoamericanos al desconocimiento de la soberanía ecuatoriana por Colombia, fue un acto esencial en defensa del Estado de Derecho en América Latina.

6. Las consecuencias político-mediáticas

Las consecuencias político-mediáticas de la agresión fueron subestimadas por los perpetradores. Calcularon que un retiro temporal del embajador del Ecuador y, eventualmente, de Venezuela, dominaría brevemente los titulares de la prensa mundial, pero que después todo volvería a la normalidad. La firme actitud del Presidente Correa y la reacción del Presidente Chávez frustraron ese cálculo. Al conceptualizar el conflicto en términos militares, Chávez logró la intervención política y diplomática inmediata de los gobiernos latinoamericanos y de varios gobiernos europeos, así como la atención mundial de los medios de comunicación. Cualquier otra interpretación de esa conceptualización sería descabellada en las condiciones actuales.

7. La reunión de la OEA

La reunión respectiva de la Organización de Estados Americanos (OEA) fue de gran importancia porque demostró el aislamiento político de la posición colombiana. Pero, probablemente no es el Foro para resolver el conflicto. El Grupo de Río, que se reúne este viernes en la República Dominicana, presenta posiblemente un entorno más adecuado para avanzar en la distensión del conflicto.



8. Guerra por la opinión pública mundial

Actualmente, la lucha entre ambos grupos del conflicto se da por la conquista de la opinión pública mundial. Estamos en plena guerra psicológica y esto explica el sinnúmero de falsedades que emanan del Palacio de Nariño, a fin de distraer el centro del debate (soberanía del Ecuador), hacia otros tópicos, algunos inclusive del reino de la ciencia ficción, como la aseveración colombiana de que las FARC querían construir una bomba radioactiva con 50 kgs de uranio.

9. Las formulas diplomáticas

Ninguna fuerza dentro de Colombia tiene actualmente la capacidad de obligar al eje Uribe-Bush a negociar el fin de la guerra. Sin embargo, una alianza de Estados latinoamericanos-caribeños-europeos podría acumular esta fuerza que tendría dos vías para volverse operativa: una formula diplomática aceptable para los dos bloques antagónicos o, si esto es rechazado por el eje Uribe-Bush, reconocer en bloque el status de fuerza beligerante de la guerrilla.

10. Fuerzas beligerantes y la tarea de la Comunidad latinoamericana

Es obvio que el concepto “fuerza beligerante” es aplicable a las FARC. Este instituto jurídico se refiere a un estado de guerra entre dos sujetos colectivos que compiten por el poder; en el cual la fuerza insurgente ocupa parte del territorio, ejerce facultades inherentes a la soberanía y combate conforme a las convenciones del derecho de guerra. Es evidente que el secuestro de civiles es una clara violación de estas convenciones, sin embargo, se imponen dos consideraciones: a) todo indica que las FARC han dejado de usar los secuestros; b) midiendo el Estado colombiano con el derecho de guerra, tampoco sería, por sus innumerables violaciones a los derechos humanos, una “fuerza beligerante”.

La agresión militar de Uribe ha abierto la caja de Pandora, al regionalizar el conflicto interno colombiano. Le toca a la Comunidad de Estados latinoamericanos cerrarla. Aún contra la voluntad del inquilino del Palacio de Nariño y de su padrino en la Casa Blanca.
Fuente