lunes, 16 de noviembre de 2009

El futuro de Colombia se puede predecir desde el pasado

Sentir repugnancia, asco y un miedo absolutamente pavoroso, es fácil cuando usted observa, sobre todo por primera vez, las horribles escenas captadas por soldados norteamericanos y sus acompañantes en la cárcel de Abu Grahib, Irak.

Después de que los efectivos militares a favor de Sadam Hussein o los sospechosos vinculados a Alqaeda eran trasladados a Abu Grahib, cualquier cosa podía ocurrirles. Los derechos humanos por aquellas lejanas tierras, no existen para los marines estadounidenses o para sus homólogos ingleses. Después que uno de estos "malvados musulmanes" caía en sus manos, toda una gama de productos de la más perversa creatividad era puesta en práctica con los cuerpos y mentes de los infortunados rehenes.

Existen en Internet muchos sitios que conservan las fotos que desde 2006 han estado circulando por la Red. Un ejemplo de estos es Aporrea, portal revolucionario venezolano. Si usted hace click aquí, podrá mirar algunas para que pruebe a sentir lo mismo que la mayoría.

La compasión para estos enviados del fantoche de la paz, del mamarracho democrático en que se ha convertido USA, no tiene cabida dentro de sus sentimientos. Como pueden observar en la galería del Granma, son los bajos instintos lo que abunda en la mentalidad de los angelitos del Pentágono.

¿Y usted vió o escuchó alguna declaración por parte del Vaticano, por parte de las Iglesias Evangélicas, de los monjes budistas, acerca de lo inconveniente de estas acciones aberrantes que todos los días aún se siguen cometiendo también en Afganistan y en Pakistan?

¿Qué hizo la ONU al respecto? Lo mismo que en Gaza: Nada
¿Qué hizo la OTAN?  Seguir disparando a civiles inocentes en cuanta guerra intervengan.

Veamos esta foto:





El soldado iraquí o sospechoso está desnudo y su cuerpo está cubierto con heces
está siendo obligado por los marines norteamericanos a asumir una posición de ballet.


Sometidos a la burla y al escarnio, humillados hasta las náuseas y vejados en lo más profundo de sus espíritus, condenados a tener que soportar cualquier cantidad de tipos de tortura  por estos delincuentes uniformados, fruto de la descomposición social y de la deshumanización de la sociedad republicana norteña, los iraquíes no se conforman aún con los gobiernos que les han impuesto desde Washington.

Veamos esta foto y tratemos de reconocer el sitio del mundo desde donde procede:

                                                                           


Esta imágenes corresponden a campesinos torturados por la Policía Nacional peruana en Marzo de este mismo año. La policía peruana recibe entrenamiento antimotines y antiterrorista de los efectivos y personal de apoyo estadounidense en la región suramericana. Observe las bolsas negras con las que les envolvían la cabeza a los campesinos e indígenas: igual que en Abu Ghraib, igual que en Guantánamo, las mismas torturas, la misma deshumanización, el mismo sadismo reproduciéndose con los pobres y desposeídos.



Soldados iraquíes y sospechoso envueltos en "disfraces" para el divertimento de los efectivos norteamericanos y su personal autorizado de apoyo logístico.
Compare con la anterior y asómbrese del parecido...




Arriba: Un soldado colombiano tortura a otro por "castigo" al mejor estilo "waterboard"
una técnica observada con mucha frecuencia en la Base Militar de Guantánamo, Cuba



Imágen fotográfica de un soldado norteamericano practicando la técnica de tortura "waterboard".
Compare por favor con las imágenes del soldado colombiano entrenado por las fuerzas estadounidenses ubicadas en las bases militares de Palanquero, Málaga, 3 Esquinas, etc.

Los paramilitares de Colombia son famosos por las masacres que en realidad son verdaderas carnicerías porque descuartizan literalmente a los pobladores sin importar edad, etnia, color, ni siquiera les importa que las personas están vivas cuando las despedazan a machetazos. Luego esparcen sus miembros y órganos de manera indiscriminada en fosas comunes bajo pozos o lagunas, o en las propiedades de los grandes jefes paramilitares de la región colombiana como Macaco, Don Berna, Don Diego, Jorge 40,  etc.

Y junto con más de 800 efectivos, muy parecidos a los que propiciaron las fotos de Abu Ghraib, también a Colombia llegarán 600 paramilitares de Blackwater y otras compañías proveedoras de mercenarios privados para la guerra. Es decir: Junto con los adelantados soldados del Ejército colombiano, reyes de los falsos positivos, los paramilitares o autodefensas que siguen siendo otro brazo armado del gobierno uribista, y casi 2000 miembros del ejército estadounidense, entre mercenarios y soldados; todos armados con la última tecnología, preparados para perseguir y exterminar al pueblo pobre de Colombia.

Aún teniendo la cooperación de tropas de USA, el gobierno colombiano no ha podido con la guerrilla, ni con el narcotráfico. Su seguridad democrática, solo ha servido para entregar el territorio al Pentágono, que es el terrateniente más poderoso del mundo.
La instalación de las bases es una venta. La venta de un país, con varias naciones indígenas dentro, con infinitas voces que no han sido escuchadas a través del tiempo. Ya es tiempo de que se manifiesten para salvar la honra de ese pueblo noble y sufrido. La conciencia de la historia los conmina, colombianos, a luchar por ser independientes económica y políticamente. El contrario de eso sería conformarse con predecir tristemente que la historia de Irak, Afganistan y Pakistan, se repetirá en nuestro hermano país, desestabilizando una región que ha estado siempre en paz.
Por Irama Arias de Pool