miércoles, 18 de noviembre de 2009

Indígena peruana expone al ALBA como solución al problema del hambre

Como una gran oportunidad para el desarrollo, así como para la solución de los problemas del hambre en Latinoamérica, catalogó este miércoles en Roma la activista indígena peruana, Julia Marlene Conocjhul, a la Alianza Bolivariana de los pueblos de nuestra América (ALBA).


En el contexto de su participación en el Foro de la Sociedad Civil sobre Seguridad Alimentaria, que se realiza en la capital italiana, la representante de la Confederación Nacional de Agricultores (CNA) además señaló que el el ALBA es una iniciativa esperanzadora.




"La comunidad indígena valora mucho a los Gobiernos progresistas de Latinoamérica que como el de Bolivia han logrado espacio a nuestros hermanos, algo que lamentablemente no ocurre en el Perú",


Resaltó que los pueblos originarios son privados de su derecho de acercarse al ALBA, al señalar que
"nos quieren quebrar la voz y nos dicen que se trata de una asociación de terroristas, cuando sabemos que es la puerta del progreso real".

Conocjhul añadió que la oportunidad del ALBA es la necesitada por los desposeídos, los pobres y los indios expulsados de las tierras de sus ancestros.

La delegada de las organizaciones campesinas peruanas en el evento paralelo a la Cumbre sobre Seguridad Alimentaria de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), que termina este miércoles en Roma, subrayó que en el tema de la hambruna las comunidades indígenas son las más sufridas en su país.



"Queremos vivir en paz y armonía con todos, no entendemos de las razones de las guerras ni de los que usan los alimentos para presiones políticas. No estamos pidiendo auxilio, ni somos un adorno para los momentos de elecciones",


Igualmente denunció a las trasnacionales y empresas privadas favorecidas por numerosos Gobiernos en detrimento de la tierra y de la actividad agrícola de los pequeños productores.



"Nos desilusiona la falta de compromisos más concretos en la Cumbre de la FAO, pero es cierto que no podemos rendirnos y es muy importante luchar y luchar hasta el día en que nadie muera de hambre en el mundo",
 concluyó.

Fuente
 apostilló.
 subrayó Conocjhul.