domingo, 15 de agosto de 2010

Córdoba relacionó amenazas a congresista colombiano con autores de carro bomba


Piedad Córdoba, tras relacionar a los autores aún desconocidos del carro bomba que explotó hace dos días en Bogotá con las amenazas que recibió el magistrado Iván Cepeda, insistió en que ese atentado proviene de sectores de derecha que buscan la guerra en Colombia. En tanto, el Gobierno ha relacionado los hechos con acciones de la guerrilla.

La senadora colombiana opositora, Piedad Córdoba, denunció este sábado que la amenaza de muerte que recibió el congresista, Iván Cepeda, del partido opositor Polo Democrático Alternativo (PDA, izquierda), proviene de los autores del carro bomba que explotó el pasado 12 de agosto al norte de la capital del país.

"Yo creo que esa amenaza tiene que ver con el mismo carro bomba (de Bogotá)", dijo Piedad Córdoba, en declaraciones a la prensa local.

"El carro bomba no lo puso nadie distinto a miembros de la derecha del país que están apoyados en militares y en paramilitares y en una especie de intelectualidad que cree que sobramos quienes no estamos de acuerdo con la guerra", remarcó Córdoba.

El congresista Iván Cepeda recibió este sábado un correo electrónico firmado por el grupo paramilitar Águilas Negras, en el que se le sentenció a muerte, junto a otros defensores de Derechos Humanos.

La amenaza estuvo dirigida también al director de la Coordinación Nacional de Desplazados, (CND), Rigoberto Jiménez, a Alfonso Castillo, del colectivo de abogados Andas y miembro del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, (Movice) y a quienes participan en la organización del debate sobre tierras en el Congreso.

"Bloque capital D.C. Sentencia a la pena de muerte a los perros guerrilleros de la FARC Rigoberto Jiménez, Alfonso Castillo y a los coordinadores de la audiencia de tierra con el (...) Iván Cepeda y a todos los que se encuentran coordinando la campaña de tierra permanente", reseña el correo amenazante que recibió el congresista.

En el texto, los autores de la amenaza conceden a los activistas humanitarios un plazo de 20 horas para abandonar la ciudad de Bogotá.

Ante ese escenario, el defensor del Pueblo, Volmar Pérez Ortíz, solicitó protección para todos aquellos que fueron mencionados en el correo electrónico.

"Le solicitamos a los cuerpos de seguridad del Estado y demás autoridades competentes, fortalecer las medidas de seguridad para el representante Iván Cepeda, lo mismo para las demás personas relacionadas en el correo electrónico",
expresó Pérez en declaraciones a la prensa.

"Creo que los cuerpos de investigación del Estado deben adelantar muy rápidamente la investigación correspondiente", adicionó.

Por su parte, el ministro de Defensa de Colombia, Rodrigo Rivera Salazar, aseguró el pasado jueves 12 de agosto que las autoridades tienen en su poder pistas para dar con el paradero de las personas que detonaron el carro bomba al el norte de Bogotá, que dejó un saldo de nueve heridos.