sábado, 28 de agosto de 2010

La matanza de Tamaulipas

El hallazgo de los cuerpos de 72 migrantes centro y sudamericanos en el municipio de San Fernando, Tamaulipas, no sólo provocó un escándalo internacional, sino que exhibe una vez más la inoperancia de las autoridades frente a las bandas criminales que han hecho del secuestro de indocumentados un próspero negocio. El titular de la quinta visitaduría de la CNDH, Fernando Batista Jiménez, declara a Proceso que este caso sólo confirma lo que ha dicho la institución desde hace años sobre los avatares que enfrentan quienes se suben a La Bestia, ese ferrocarril que los transporta a Estados Unidos.

MÉXICO, D.F., 28 de agosto (Proceso).- Le llaman La Bestia y atraviesa gran parte del territorio nacional, desde el sur hacia la frontera con Estados Unidos. Es el tren en el que miles de migrantes centroamericanos y algunos sudamericanos son presa de asaltos, golpes, violaciones, secuestros y asesinatos durante el trayecto que los lleva al país del norte en busca de empleo. Las vejaciones son cotidianas en el campo, el desierto y las ciudades, y lo mismo las cometen autoridades mexicanas que bandas criminales.

No obstante, el hallazgo reciente de los cadáveres de 72 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, provocó la repulsa de los países cuyos ciudadanos resultaron agraviados, a la par que la comunidad internacional calificó de “abominable” esa matanza.

En lo interno quedó en evidencia lo que desde hace un año denunciaron la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y las organizaciones de la Red del Registro Nacional de Agresiones a Migrantes: la complicidad de funcionarios mexicanos y grupos delincuenciales en la explotación de los indocumentados.

Para Fernando Batista Jiménez, titular de la quinta visitadoruría de la CNDH y cuya oficina elabora un nuevo informe sobre secuestros de migrantes, la situación es crítica.

En entrevista efectuada la noche del jueves 26 –cuando Los Pinos comenzó a difundir un comunicado en el que aseguraba que el multihomicidio era obra de Los Zetas y que el gobierno federal ha minado la estructura financiera de ese cártel que ahora busca allegarse recursos financieros por medio de los secuestros a migrantes–, Batista Jiménez reitera: Esa matanza es sólo un botón de muestra de que la explotación y los secuestros aumentan en el país.

Expone:
“A reserva de lo que presentemos en el nuevo informe, lo preocupante es que no percibimos una disminución de los casos y esto se debe a la impunidad, a que no se ha dado una solución en materia de procuración de justicia”. Además, insiste, hasta ahora no hay una “política pública concreta a favor de las y los migrantes por parte de los tres órdenes de gobierno, principalmente del federal”.

Extracto del reportaje principal que se publica en la edición 1765 de la revista Proceso, ya en circulación.

Fuente




Venezuela y México intercambian sobre integración latinoamericana


Los cancilleres de Venezuela y México Nicolás Maduro y Patricia Espinosa intercambiaron hoy en esta capital sobre la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), bloque fundado para potenciar la integración regional.

"Hemos pasado revista a la construcción de la CELAC y la cumbre que el 5 de julio de 2011 acogerá Venezuela para impulsarla", señaló Maduro al concluir el encuentro privado.

De acuerdo con el diplomático anfitrión, están en marcha los preparativos para garantizar el foro de la Comunidad creada en Cancún, cuya particularidad es su carácter genuinamente latinoamericano y caribeño, al excluir de su seno a Estados Unidos y Canadá.

Se trata de la materialización de un anhelo histórico, en el cual trabajaremos juntos en los meses que faltan para la cumbre, apuntó.

Maduró y Espinosa abordaron además temas de interés bilateral e internacional.

En ese sentido, acordaron potenciar la cooperación comercial y económica y las coordinaciones para enfrentar el cambio climático.

sábado, 21 de agosto de 2010

Kirchner llama a terminar con las situaciones que dañen los DD.HH. en Latinoamérica







El secretario general de la Unasur, el argentino Néstor Kirchner, llamó hoy a la solidaridad y a "terminar con situaciones que afectan los derechos humanos" en Latinoamérica, al encabezar un acto con los asistentes al Foro de Sao Paulo, que concluye hoy en Buenos Aires.

"Tenemos que ser solidarios con América Latina", además de "construir y profundizar las políticas sociales" en toda la región, consideró Kirchner, acompañado por el ex presidente de Honduras Manuel Zelaya, derrocado en junio de 2009 por un golpe de Estado.

El ex mandatario argentino (2003-2007) y secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) instó además a promover "procesos que coloquen a América Latina como una región que se recupere de su proceso económico, educativo, social y de inclusión, que se terminen situaciones que afectan los derechos humanos y que todos tengan la posibilidad de expresarse".

"Se empiezan a ver acuerdos que permitirán construir la patria grande con la que soñamos...Siempre nos van a ver defendiendo los intereses latinoamericanistas", sostuvo Kirchner, esposo de la presidenta argentina, Cristina Fernández.


Zelaya recibió esta semana un fuerte respaldo de los participantes de la decimosexta edición del Foro de Sao Paulo, que aglutina a fuerzas de izquierda latinoamericanas.

"El foro rechaza el golpe (que derrocó al ex jefe de Estado), rechaza el Gobierno (de Porfirio Lobo) elegido en una situación de ilegitimidad, y reconoce a Zelaya",
sostuvo el pasado martes el dirigente del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil Walter Pomar, al iniciar la reunión desarrollada en la capital argentina.

Por su parte, Zelaya volvió a instar al actual mandatario hondureño, Porfirio Lobo, a "aceptar" las recomendaciones que realizó en julio pasado la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la crisis política del país centroamericano y advirtió sobre el ascenso de "una oligarquía criminal" en su nación.

"La OEA adoptó una posición muy beligerante en favor de la democracia en una resolución que determina el camino que Honduras tiene que seguir. Un camino que el jefe de Estado (Lobo) aún no acepta", señaló Zelaya, quien reside exiliado en República Dominicana.

Durante el encuentro, los asistentes al Foro de Sao Paulo también respaldaron las gestiones de la Unasur para descomprimir el conflicto entre Colombia y Venezuela, que, consideraron, responde "al interés" de los sectores colombianos "más reaccionarios" en el contexto de la "disputa reñida" entre fuerzas populares y la derecha de América Latina, según el documento discutido en la reunión.

Bajo el lema "Colonialismo en nuestra América, análisis, perspectivas y solidaridad", los participantes también debatieron sobre los caminos para no ceder nuevos espacios "a la derecha", la cual lleva adelante una "contraofensiva" que avanzó en Colombia, Chile, Panamá y Honduras, argumentaron.

Destacaron, sin embargo, las "victorias importantes" de la izquierda logradas en otras naciones como Bolivia, Ecuador y Uruguay.


viernes, 20 de agosto de 2010

Inseguridad en la IV o los olvidos de Miguel Henrique Otero




Parafraseando el cuento de García Márquez, podría decirse que la inseguridad en Venezuela es “una señora muy vieja con unas alas enormes”. Aunque el director de El Nacional, Miguel Henrique Otero, quiera presentar la inseguridad como un fenómeno nuevo y acuda a la publicación de fotos sórdidas con un evidente propósito electoral, lo cierto es que la cultura de la violencia se ha entronizado en Venezuela como un problema histórico, que demanda soluciones estructurales.

No es posible solucionar la inseguridad sobre la base de la represión, como intentaron hacerlo los gobiernos de la Cuarta República. Es un problema de educación, de erradicación de la pobreza, de desarme de la sociedad y de aplicación de políticas firmes para el fortalecimiento de órganos como la Policía Nacional Bolivariana, u otros responsables de combatir el delito.

Patria Grande ofrece a sus lectores una colección de fotos de titulares publicados por los periódicos de la Cuarta, evocadores de un pasado de violencia que no parece estar en la memoria histórica de Miguel Henrique Otero y que perfectamente podía haber provocado hace 20 años la publicación de una foto como la que desempolva ahora el director del diario El Nacional.







Vea más en: Patria Grande
Pero sobre todo, fíjese en las fechas de los periódicos, por favor...

Y no deje de ver este clip del recuerdo para afianzar aún más la credibilidad de la información:

lunes, 16 de agosto de 2010

Piedad Córdoba y el líder cubano Fidel Castro se reunieron en Cuba



Según reporta el portal Cuba Debate, a Córdoba la acompañaron el padre jesuita Javier Giraldo, Carlos A Ruiz, Danilo Rueda, Hernando Gómez, psicólogo y profesor Universitario, y el cineasta Lisandro Duque.

El objetivo del encuentro, según este sitio digital, fue "evaluar la contribución" que Córdoba y este grupo pueden hacer a la campaña de movilización que plantea Fidel Castro para intentar evitar una guerra nuclear derivada de un ataque de Estados Unidos a Irán.

"Esta es como una segunda oportunidad que nos dan a nosotros la vida y la historia... como él ha dicho tantas veces, si no nos unimos, perdemos y por la fuerza no se ganan las guerras. Es el tiempo de la razón y de la política y a mi personalmente me parece que la vida nos esta dando ese regalo",
dijo Córdoba.

El encuentro se dio después de que la Senadora fuera invitada por el líder cubano para hablar sobre temas de paz en Colombia y en otros países.

Fidel Castro insistió en mostrar su esperanza de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama,
"en cuyos orígenes se mezclan negros y blancos, cristianos y musulmanes -características que lo acercan mucho a la sensibilidad de la legisladora colombiana- pueda escuchar las voces de quienes de tanto sufrir la guerra, viven empeñados en conseguir la paz y podrían disuadirlo de apretar el gatillo".

Castro habló la importancia de evitar la guerra que podría desatarse una vez vencido el plazo dado por la resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. "Muy mal estaríamos si no albergáramos la esperanza de que la humanidad no vaya a la guerra" dijo.

A primeros días del mes de julio Fidel Castro reapareció en la escena pública participando en las siguientes semanas en reuniones, entrevistas en televisión y en una sesión del Parlamento, tras una prolongada convalecencia por la enfermedad que le obligó a delegar la Presidencia de Cuba en su hermano Raúl en 2006. El líder cubano mantiene el cargo de primer secretario del gobernante Partido Comunista de Cuba y es diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento).

domingo, 15 de agosto de 2010

Córdoba relacionó amenazas a congresista colombiano con autores de carro bomba


Piedad Córdoba, tras relacionar a los autores aún desconocidos del carro bomba que explotó hace dos días en Bogotá con las amenazas que recibió el magistrado Iván Cepeda, insistió en que ese atentado proviene de sectores de derecha que buscan la guerra en Colombia. En tanto, el Gobierno ha relacionado los hechos con acciones de la guerrilla.

La senadora colombiana opositora, Piedad Córdoba, denunció este sábado que la amenaza de muerte que recibió el congresista, Iván Cepeda, del partido opositor Polo Democrático Alternativo (PDA, izquierda), proviene de los autores del carro bomba que explotó el pasado 12 de agosto al norte de la capital del país.

"Yo creo que esa amenaza tiene que ver con el mismo carro bomba (de Bogotá)", dijo Piedad Córdoba, en declaraciones a la prensa local.

"El carro bomba no lo puso nadie distinto a miembros de la derecha del país que están apoyados en militares y en paramilitares y en una especie de intelectualidad que cree que sobramos quienes no estamos de acuerdo con la guerra", remarcó Córdoba.

El congresista Iván Cepeda recibió este sábado un correo electrónico firmado por el grupo paramilitar Águilas Negras, en el que se le sentenció a muerte, junto a otros defensores de Derechos Humanos.

La amenaza estuvo dirigida también al director de la Coordinación Nacional de Desplazados, (CND), Rigoberto Jiménez, a Alfonso Castillo, del colectivo de abogados Andas y miembro del Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado, (Movice) y a quienes participan en la organización del debate sobre tierras en el Congreso.

"Bloque capital D.C. Sentencia a la pena de muerte a los perros guerrilleros de la FARC Rigoberto Jiménez, Alfonso Castillo y a los coordinadores de la audiencia de tierra con el (...) Iván Cepeda y a todos los que se encuentran coordinando la campaña de tierra permanente", reseña el correo amenazante que recibió el congresista.

En el texto, los autores de la amenaza conceden a los activistas humanitarios un plazo de 20 horas para abandonar la ciudad de Bogotá.

Ante ese escenario, el defensor del Pueblo, Volmar Pérez Ortíz, solicitó protección para todos aquellos que fueron mencionados en el correo electrónico.

"Le solicitamos a los cuerpos de seguridad del Estado y demás autoridades competentes, fortalecer las medidas de seguridad para el representante Iván Cepeda, lo mismo para las demás personas relacionadas en el correo electrónico",
expresó Pérez en declaraciones a la prensa.

"Creo que los cuerpos de investigación del Estado deben adelantar muy rápidamente la investigación correspondiente", adicionó.

Por su parte, el ministro de Defensa de Colombia, Rodrigo Rivera Salazar, aseguró el pasado jueves 12 de agosto que las autoridades tienen en su poder pistas para dar con el paradero de las personas que detonaron el carro bomba al el norte de Bogotá, que dejó un saldo de nueve heridos.




En defensa de las FARC


Súbitamente en Washington, Londres y París, una lluvia de elogios cayó sobre Colombia. Un Estado policial, neofascista, con máscara de democracia, surgió en los titulares de los periódicos de referencia y en el discurso de los estadistas de Occidente como modelo para América Latina.

Álvaro Uribe, el presidente que terminó su segundo mandato, fue nombrado co-presidente de la comisión internacional creada por la ONU para llevar adelante la investigación sobre el ataque israelita a la Flotilla de la Libertad. Simultáneamente, la prestigiada universidad de Georgetown, en Washington, lo invitó para dirigir, como catedrático, un curso de formación de dirigentes políticos.

En la posesión de Juan Manuel Santos, su sucesor, comparecieron 16 jefes de Estado, en la mayoría de América Latina. No faltó el príncipe heredero de España. Durante días el nuevo presidente fue saludado por los grandes media occidentales como un talentoso político democrático con un proyecto innovador, decidido a imprimir a Colombia una orientación diferente de la uribista, introduciendo en el país reformas profundas.

Todos estaban conscientes de que mentían.

El discurso de Santos es diferente, pero la política de terrorismo de estado va a proseguir bajo los aplausos de la oligarquía más reaccionaria de América Latina y de los EEUU.

De Washington llegaron aplausos entusiastas. Para la Casa Blanca la Colombia actual es una democracia casi ejemplar. El presidente también fue saludado con particular entusiasmo por Israel, íntimo aliado.

Una hipocresía inocultable fue el denominador común en la apología del heredero de Uribe por los príncipes del capital.

De repente simularon olvidar el currículo de Juan Manuel Santos1

El sucesor de Uribe es un aventurero de la política y un criminal cuyas palabras mansas esconden un pasado tenebroso.

JMS fue el principal responsable, como ministro de Defensa, del ataque pirata de la fuerza aérea y del ejército colombiano al campamento de Sucumbíos en Ecuador, realizado con la complicidad del Pentágono, de la CIA y del Mossad israelita el 1 de Marzo del 2008. En ese bombardeo murieron el comandante Raúl Reyes, responsable de Relaciones Exteriores de las FARC, dos decenas de combatientes de la organización revolucionaria y cuatro jóvenes mexicanos que ahí se encontraban. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, respondió al acto de barbarie rompiendo relaciones con el gobierno de Bogotá y la justicia ecuatoriana exigió la extradición de Juan Manuel Santos para ser juzgado como primer responsable por el crimen. El proceso no siguió adelante porque Uribe alegó incompetencia del tribunal de Ecuador para juzgar a su ministro.

Transcurrido un año, tuve la oportunidad de hablar en Caracas con un joven mexicano que estuvo en el bombardeo y el posterior descenso en el campamento de tropas aerotransportadas. No olvido el relato que él hizo de la matanza de los guerrilleros, heridos, que habían sobrevivido al bombardeo. Contrariamente a lo que los media informaron, murieron combatiendo.

El proceso fue ahora archivado porque, siendo jefe de Estado, JMS goza de impunidad, pero juzgo útil recordar que él se enorgullece de haber sido el autor intelectual de la masacre de Sucumbíos.

El objetivo: las FARC-EP

De los presidentes de México, Perú, Chile eran esperados los homenajes a Santos.

Pero, extrañamente, presidentes como Lula, Cristina Kirchner, Mauricio Funes y Fernando Lugo no solamente se adhirieron al coro de elogios sino que manifestaron su apoyo a la llamada política de “seguridad democrática” iniciada por Uribe y cuya continuidad fue defendida por el nuevo presidente.

Más aún, aprovecharon la oportunidad para criticar a las organizaciones insurgentes al sugerir que las FARC-EP y el ELN abandonen la lucha y se integren al sistema, aceptando dialogar con Santos en las bases por este definidas.

Particularmente inesperada fue la posición asumida por Hugo Chávez. El presidente de Venezuela se dislocó a Santa Marta, en el Caribe Colombiano, y, en la casa donde falleció Bolívar, intercambió abrazos con Santos, firmó acuerdos y asumió compromisos que tanto por la forma como por el contenido son chocantes.

Se comprende que Chávez pretenda normalizar las relaciones con Colombia después de la ruptura resultante de la última provocación de Uribe2. Pero usó un lenguaje muy infeliz al referirse a las organizaciones revolucionarias que combaten al Estado neofascista colombiano, sugiriendo en la práctica que se sometan a las exigencias de JMS. Colocó a las FARC-EP y al ELN en el mismo plano que las bandas criminales del paramilitarismo y los carteles del narcotráfico.

Las FARC han afirmado repetidamente su disposición para dialogar con el gobierno sobre la necesidad de paz en el país.

¿Pero cuál es el concepto de diálogo de Santos, exhaustivamente expuesto durante la campaña electoral y en su discurso de posesión?

Tres son sus condiciones para el diálogo con las FARC:

Disposición previa de las armas; liberación inmediata de todos los presos en su poder; y “renuncia al narcotráfico”.

¿Qué significan esas exigencias?

Que Santos no quiere dialogar; exige, sin decirlo expresamente, la capitulación incondicional de las FARC-EP.

Si la guerrilla depusiese las armas previamente, quedaría a merced del poder oligárquico.

Cabe recordar el genocidio político de los años 80.

En Marzo de 1984 las FARC aceptaron la propuesta del presidente Belisario Betancourt para luchar en el cuadro de las instituciones, llamadas democráticas, renunciando a la lucha armada. ¿Y qué ocurrió?

Se fundó un partido progresista, la Unión Patriótica, que participo en elecciones. La UP eligió muchos senadores, diputados, alcaldes. La respuesta del poder fue una represión política bárbara. En tres años fueron asesinados más de 3000 parlamentarios, jueces, alcaldes, dirigentes sindicales, supuestamente ligados a las FARC, en un genocidio político sin precedentes.

Para sobrevivir, las FARC retomaron la lucha armada.

Hasta la cuestión de los prisioneros ha sido planteada capciosamente por Santos. Reclama todo sin ofrecer nada a cambio.

Personalmente, desapruebo los secuestros. Pero no puedo ignorar que el gobierno mantiene en sus presidios, en condiciones subhumanas, millares de guerrilleros. Y se rehúsa al intercambio humanitario, esto es, a la liberación de una parte de esos presos, intercambiándolos por “rehenes” –a la mayoría de ellos militares capturados en combate- en poder de las FARC-EP.

En las fosas de La Macarena, en la Amazonía, recientemente descubiertas, fueron encontradas las osamentas de más de un millar de ciudadanos asesinados por el Ejército de la oligarquía durante las persecuciones contra personas sospechosas de vínculos con la UP.

¿Cómo confiar en la palabra de Juan Manuel Santos, el responsable de la masacre de Sucumbíos?

Estoy convencido que

Chávez no tardará en arrepentirse de haber creído en la promesa de una relación “transparente, democrática y respetuosa” hecha por un político corrupto y criminal que, inevitablemente, va a dar continuidad a la estrategia agresiva y de ultraderecha impuesta por una oligarquía de cuyos intereses es representante en la Casa de Nariño.

Sorprende también que, siendo hoy Hugo Chávez en América Latina el pionero, casi el motor, de la contestación al imperialismo –por lo que merece el apoyo y admiración de las fuerzas progresistas del Continente- no haya levantado en Santa Marta el tema de la instalación de 7 nuevas bases militares de los EEUU en Colombia, olvidando que la UNASUR afirmó que esas bases configuran una amenaza inadmisible a la independencia de los pueblos de América Latina, afirmó que cada país tiene el derecho soberano de decidir sobre problemas como ese.

Héroes de América.

Me inspira repugnancia la terminología utilizada por el gobierno y Ejército de Colombia para designar a las FARC-EP, terminología además perfilada por la ONU, por la Unión Europea y por los media de los EEUU y de Europa.

Se les ha colocado el anatema de terroristas. El slogan de “guerrilla del narcotráfico” –expresión forjada por un ex-embajador de los EEUU, Louis Stamb, ligado al Pentágono y a la CIA- para desacreditar a las FARC, difundido urbi et orbialcanzó su objetivo tan ampliamente que inclusive intelectuales comunistas asimilaron la calumnia. La campaña es de tal intensidad que canales de televisión y periódicos se refieren rutinariamente a “fabricas de cocaína” instaladas por las FARC en la selva amazónica.

Si fuese verdad hubiesen las FARC acumulado millones con el narcotráfico y dispondrían de misiles tierra-aire como las organizaciones de resistentes en Afganistán e Iraq. Ahora el propio gobierno de Bogotá reconoce que ellos no disponen de armamento de ese tipo. Solamente aquellos que conocen las condiciones de pobreza en que viven en clandestinidad los representantes de las FARC en el exterior –es mi caso- saben que el libreto de “guerrilla del narcotráfico” es una perversa invención del imperialismo.

Héroes de América Latina

La vida me abrió la oportunidad de pasar semanas en un campamento de las FARC, en el Departamento amazónico del Meta. En esos días conocí combatientes maravillosos como Simón Trinidad, entregado por Uribe a los EEUU y actualmente preso allí después de tres juicios de farsa (dos fueron anulados). Lo condenaron finalmente con cargos de narcotraficante, a él, ex banquero, miembro de una rica familia aristocrática.

Fue también entonces que construí una relación de respeto y admiración que evolucionó hacia la amistad con el comandante Raúl Reyes. Mantuvimos contacto hasta su asesinato en Sucumbíos, al sur del Putumayo, en el bombardeo pirata concebido por Juan Manuel Santos.

Con Manuel Marulanda, el fundador de las FARC, hablé una vez por breves minutos. Pero guardo de ese revolucionario, comunista ejemplar y estratega militar tal vez sin par en la Historia de América, un recuerdo inolvidable.

Cuando leo acusaciones infames contra los combatientes de las FARC recuerdo sobre todo a Rodrigo Granda, alias Ricardo González, amigo fraternal y uno de los revolucionarios más puros y auténticos que la vida me ha permitido conocer.

Recordando combatientes de las FARC-EP, muertos, presos o luchando en las montañas y selvas de su país, es natural, repito, que me inspiren repugnancia los elogios hipócritas a un criminal como Juan Manuel Santos.

A ese ser abyecto que la burguesía internacional rinde en estos días homenajes en tanto lanza calumnias sobre los comandantes de las FARC que combaten por una Colombia libre y democrática.

Una certeza: los nombres de Uribe y Santos y de la escoria humana que los apoya serán olvidados por las futuras generaciones.

No los de Manuel Marulanda, Jacobo Arenas, y Raúl Reyes. Con el pasar de los años, la calumnia dejara de alcanzarlos. Ellos contribuyeron a la construcción de la Historia profunda, en fidelidad a los valores permanentes de la condición humana. Asumieron los ideales por los cuales vivieron y combatieron héroes tutelares de América Latina como Bolívar, Artigas, Martí.

Por Miguel Urbano Rodrigues

Fecha de publicación: 15/08/10

V N de Gaia, 1 6 de Agosto de 2010

Traducción: Pável Blanco Cabrera

El original portugués de este artículo se encuentra en

www.odiario.info

viernes, 13 de agosto de 2010

Chávez en Colombia



Nuevos testimonios del cariño demostrado por el pueblo colombiano al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez, cuando en Santa Marta se detuvo varias veces en el recorrido hacia el encuentro que sostendría con el mandatario Juan Manuel Santos, para saludar a miles de personas que lo vitoreaban a lo largo de la carretera.

PARA Q NO LE QUEDE DUDAS A LA OPOSICION VENEZOLANA Y A LOS MEDIOS PRIVADOS NACIONALES E INTERNACIONALES DE LO QUE ES UN LIDER DE VERDAD...

elwachiman01 es un usuario de Youtube quien subió este clip despuès de la última visita del Presidente Chávez a Santa Marta. Juzgue Ud., amigo lector sobre la popularidad de Hugo Chávez, no solo en Colombia, sino en todo el mundo.
Y por mi parte, no hay mucho qué decir: Ya me había olvidado de la fuerza de la arrolladora personalidad de nuestro Presidente. Es un orgullo verdaderamente ser venezolanos. Y esto se lo debemos a Chávez. Gracias, Sr. Presidente.
Y según ABN, los medios internacionales de la derecha intentan jugar con esta información. Peor para ellos, cada día están más desprestigiados. Solo hay que ver la escualidez de El Nazional y lo poco que vende para saber lo bajo que han caído.
Sin embargo, hasta El Tiempo de Bogotá, lo registra tal cual, por supuesto contratando a comentaristas para que "agüen la fiesta", en su afán desesperado por tapar lo evidente a todas luces...
Si le quedan dudas estimado lector solo tiene que ver esta página: Presidente Chávez en Colombia
Gracias a
elwachiman01
Y que viva la unión entre Colombia y Venezuela, por siempre.

jueves, 12 de agosto de 2010

Honduras: Lobo pide ayuda a Zelaya


Con su iniciativa, el mandatario hondureño intenta superar el bloqueo político que ahoga su gestión en términos económicos pues le dificulta acceder a créditos y donaciones. Ante el fracaso de sus intentos por lograr la incorporación de Honduras a la OEA, Porfirio Lobo dio un paso audaz al pedir prestado al derrocado presidente Manuel Zelaya a uno de sus políticos más hábiles para que reabra el diálogo con la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) y busque el reconocimiento diplomático.

El designado como Embajador Itinerante ante UNASUR es Jorge Arturo Reina, hermano del ex presidente liberal, Carlos Roberto Reina (1994-1998), ex embajador del gobierno de Zelaya ante la ONU y padre de uno de los dirigentes de la resistencia al golpe de Estado del año pasado. Reina es de esa estirpe de políticos latinoamericanos que pueden caminar sobre las aguas turbulentas de ideologías encontradas sin hundirse y cuyas pláticas están plagadas de anécdotas seductoras, que pueden incluir desde haber jugado al billar con Felipe González, en su tiempo de La Moncloa, hasta compartir un desvelo con Fidel Castro en La Habana.

No extraña que su nombramiento sea de mutua conveniencia para Lobo y Zelaya; Lobo adquiere un interlocutor que puede moverse con soltura entre Caracas, Brasilia o Buenos Aires, y Zelaya con su beneplácito gana una fuente de primera mano en negociaciones en las que no quiere ser convidado de piedra. Reina, a su vez, resuelve con cancheo el lío del conflicto de intereses al afirmar que:

“yo me debo a Honduras, y me sumo al reto de buscar su reconciliación”. Respecto a las condiciones que planteó a Lobo para aceptar el cargo, entre ellas el retorno incondicional de Zelaya y el cese de violaciones a los derechos humanos por motivos políticos, se quedó con un gesto: “el Presidente de la República me dijo algo importante, que mi nombramiento es un testimonio claro de reunificación de la familia hondureña”.

Reina espera afinar en los próximos 15 días su estrategia diplomática de cara a UNASUR y aunque no ofrece milagros, son milagros los que espera Lobo de sus gestiones; por eso se arriesgó con el nombramiento a provocar el enojo de la ultraderecha alérgica a todo lo que huela a Zelaya. Paradójicamente, respecto a la política exterior de Lobo, los dos extremos en pugna, los llamados golpistas y la Resistencia, coinciden en criticar su afán de lograr la normalización de los vínculos diplomáticos.

El golpismo recela de las concesiones que Lobo pueda hacer “ante Zelaya y Chávez” y los de la Resistencia plantean que “el reconocimiento internacional sin acuerdo interno significa avalar la represión y la impunidad”. Las razones de Lobo son más pragmáticas y parte de que el aislamiento de Honduras es un suicidio institucional y que nada o muy poco se puede hacer desde el escritorio del poder cuando no se tiene ni el dinero ni la legitimidad necesaria para ejercerlo.

El realismo de Lobo viene de las cifras de una economía maltrecha, casi en quiebra, y que lo tiene negociando con el FMI las condiciones más blandas posibles para recibir préstamos frescos. Lobo tiene pendiente concretar este año el desembolso de unos 900 millones de dólares de fuentes multilaterales y bilaterales de financiamiento, pero la tensa situación interna e internacional se lo bloquea o dificulta.

Mientras tanto, el índice nacional de conflictividad social va en aumento, agravado por emergencias sanitarias como la epidemia del dengue, y se suma a la crispación política que se mantiene agravada desde el 28 de junio de 2009. Apenas 3% del presupuesto nacional, que ronda los seis mil millones de dólares, está disponible para inversión pública no salarial. Con el saco roto, Lobo no haya donde meter las manos y por eso espera que Reina logre sensibilizar a los gobiernos de América del Sur, especialmente a Venezuela y Brasil, para que levanten su embargo político y su veto en diversas fuentes multilaterales de financiamiento.

Sin embargo, desde UNASUR le insisten en que la necesidad del reconocimiento externo implica, al mismo tiempo, la superación del status quo actual de plena confrontación interna, con elites que han venido ejerciendo tradicionalmente el poder sin reconocer los derechos de la mayoría desposeída. Lobo sabe que al margen de la retórica política, la normalización de relaciones será cuestión de tiempo; ya logró que Chile y México le acrediten embajadores, y espera que Reina le sume otros, pero su gran problema es precisamente la falta de tiempo. Lobo no quiere ver que su gobierno se ahogue viendo la playa.

domingo, 8 de agosto de 2010

Colombia: perspectivas del cambio de gobierno

L

a ceremonia de investidura de Juan Manuel Santos como presidente de Colombia, que se celebró ayer en la Plaza Bolívar de Bogotá, transitó entre llamados atransformar ese país y asumir un positivo protagonismo en el escenario internacional; a privilegiar la diplomacia y la prudencia y a vivir en paz con nuestros vecinos. Con el ineludible telón de fondo de la ruptura de relaciones con Caracas, el mandatario entrante resaltó:uno de mis propósitos fundamentales como presidente será reconstruir las relaciones con Venezuela y Ecuador; y, en alusión apenas velada al presidente venezolano, Hugo Chávez –ausente en la ceremonia—, dijo que así como no reconozco enemigos en la política nacional, tampoco lo hago en ningún gobierno extranjero.

Ciertamente, la salida de Álvaro Uribe Vélez del Palacio de Nariño es por sí sola una buena noticia y un factor de relajación para las tensiones que se habían configurado en la región en semanas y meses recientes.


El militarismo desbocado con que el ex mandatario se condujo durante su gestión tuvo el efecto de exacerbar el nacionalismo colombiano e incrementar, de esa forma, la popularidad de su gobierno y las posibilidades de triunfo electoral del que es hoy su sucesor. En contraparte, esa beligerancia se convirtió en un factor de riesgo para la estabilidad y la paz en la porción norte de Sudamérica, y en una amenaza constante a los vecinos de Colombia, principalmente Ecuador y Venezuela.

En esa medida, el giro discursivo que presentó ayer Santos –quien se reivindicó como diplomático antes que comosoldado– representa un gesto positivo, pero cabe preguntarse por el alcance que tendrá en los hechos. Respecto de esto último, no puede pasarse por alto que el nuevo mandatario representa a una clase política que es, en buena medida, responsable de la violencia que afecta a Colombia y, por añadidura, de las tensiones crecientes con las naciones vecinas.

El hoy gobernante arrastra una responsabilidad principal por el caso de los llamados falsos positivos: la presentación, a instancias de las fuerzas de seguridad, de víctimas de desapariciones forzadas y ejecuciones extrajudiciales como guerrilleros y paramilitares muertos en combate. Por lo que hace al ámbito externo, no puede omitirse que Santos desempeñó un papel central, siendo ministro de Defensa de Uribe, en el bombardeo a la localidad de Sucumbíos, en Ecuador, en el que murió el líder rebelde Raúl Reyes en marzo de 2008, así como en la suscripción del acuerdo por el cual avaló el establecimiento de bases militares de Estados Unidos en su territorio, medida que es, hasta la fecha, un componente principal del descontento y la desconfianza de las naciones vecinas hacia el gobierno de Bogotá.

En la circunstancia presente, el nuevo mandatario enfrenta el reto de acabar con una guerra que se ha extendido por más de cuatro décadas en su país –y lograr con ello una paz efectiva y merecida para la población– y de atenuar los conflictos derivados del empeño uribista por internacionalizar los problemas internos de la nación sudamericana. Dichas tareas, sin embargo, no parecen posibles en la medida en que el gobernante no planteé una ruptura, o al menos un viraje, respecto de las políticas de su antecesor.

Fue desalentador, en esa medida, no haber escuchado en el discurso de ayer mención alguna a la necesidad de depurar una clase política infiltrada por los paramilitares, el narcotráfico y otras expresiones de la mafia; de abandonar la doctrina neoliberal y atenuar las desigualdades sociales como vía para lograr la tan anhelada paz y seguridad interna, ni de modificar la postura de alineamiento sistemático de Bogotá a las directrices de la Casa Blanca y el Pentágono, a fin de garantizar la concordia con las naciones vecinas.

En suma, para lograr la plena vigencia del estado de derecho en Colombia y redimensionar la proyección de ese país ante la región y ante el mundo, Juan Manuel Santos deberá adoptar medidas mucho más profundas y trascendentes que las esbozadas ayer en su discurso de investidura. La más importante, y acaso la más complicada, consiste en desprenderse de la herencia ideológica y política de su antecesor.

Fuente